En la ciudad hay más de 6.000 estudiantes matriculados en algún ciclo de Formación Profesional (FP). Y en algunos ciclos la oferta de la Xunta comienza a quedarse  corta.

Para paliar estas carencias, actualmente la única opción es recurrir a la enseñanza privada concertada, que al alumno no le supone un gasto superior ya que son centros que reciben ayudas públicas. Sin embargo, el abuso de esta fórmula llega a tal extremo que en ciudades como A Coruña hay ciclos en los que el Gobierno gallego subvenciona el triple de plazas privadas que públicas.

Así lo denunció ayer la CIG, que aseguró que A Coruña y Vigo son las dos únicas localidades de Galicia donde se produce este fenómeno. Como ejemplo puso el ciclo medio de gestión administrativa (60 plazas públicas frente a 180 concertadas de las que hay vacantes 60). Ante esta situación, la CIG exige que la Xunta deje de subvencionar estos centros y que amplíe la oferta pública.

La era digital llega a la Grande Obra

La Fundación Amancio Ortega extenderá su proyecto educativo a la Grande Obra de Atocha. Actualmente sólo tiene implantado su plan tecnológico en un centro de Arteixo, por lo que el colegio coruñés será el segundo. En los próximos días recibirá 150 ordenadores portátiles y las 12 pizarras digitales, que podrán ser utilizados por sus 480 alumnos y 24 profesores.