Nueva Estación De Bombeo De Etxebarri.
Nueva Estación De Bombeo De Etxebarri. EUROPA PRESS

El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia y la Diputación Foral han inaugurado este viernes la nueva estación de bombeo de agua de Etxebarri (Bizkaia) que abastecerá al Gran Bilbao en casos extraordinarios de sequía o insuficiencia de suministro desde los embalses del Zadorra.

En la construcción de la nueva infraestructura se han invertido 11,4 millones aportados por ambas instituciones a través de un convenio de colaboración y solo entrará en funcionamiento en caso de requerirse una captación "extraordinaria" de agua potable destinada al suministro de la población.

La nueva estación de bombeo recogerá el agua de la parte más caudalosa del rio Nervión a la altura del municipio de Etxebarri y permitirá captar hasta 2.000 litros de agua por segundo que serán desviados hacia la estación de tratamiento de Venta Alta, en Arrigorriaga.

La obra permitirá incorporar al sistema un recurso de emergencia para abastecer al Bilbao Metropolitano en caso de necesidad y ha supuesto recuperar para su funcionamiento la ya existente estación de bombeo puesta en marcha hace 50 años pero que permanecía inactiva y en desuso.

Además del bombeo, el proyecto se ha completado con una central hidroeléctrica de nueva creación para aprovechar los excedentes de caudal procedentes del embalse de Zadorra y que eran vertidos sin otro uso al cauce del Nervión a la altura de la presa de Undurraga, en Zeanuri, y que ahora serán desviados mediante un 'atajo' hasta la estación de Etxebarri para generar energía eléctrica.

El Consorcio prevé un funcionamiento de la turbina generadora de energía eléctrica durante 42 días al año, con una producción anual de en torno a 4,35 Gwh/año que se incorporarán a la red eléctrica.

USO RESTRINGIDO

El funcionamiento de la turbina generadora ha debido de restringirse a los meses de diciembre a abril, cuando no hay presencia en el agua de larvas de mejillón cebra, con el objetivo de evitar que se produzca una transferencia de esta especie invasora al cauce bajo del Nervión.

Entre las particularidades de la obra está que la conducción es reversible, o bien turbinará o bien bombeará, ya que utilizará la misma tubería tanto para impulsión en los periodos en los que se esté bombeando agua del cauce como en funciones de tubería de carga de la turbina generadora de energía a partir del agua excedente del Zadorra.

El canal de toma para la captación del agua del Nervión ha supuesto una remodelación del anterior creado hace 50 años y la obra ha conectado el cauce con la cámara de entrada del edificio de nueva construcción que alberga la estación de bombeo-turbinado.

La parte delantera del edificio se resuelve como una gran nave de estructura metálica bajo una bóveda en forma de hangar. Sobre el borde de la urbanización se ha habilitado un paso que dará continuidad al paseo público que se desarrolla en paralelo a la ribera del río.

Durante la inauguración de la estación, el presidente del Consorcio de Aguas, Kepa Odriozola, ha afirmado que "es posible que la nueva obra nunca se utilice y parezca que carece de sentido por ese motivo, pero el cambio climático está obligando a ir pensando en formas de garantizar el suministro y la protección de un recurso como el agua en previsión de que llegue a escasear en algún periodo determinado".

Asimismo ha señalado que "este proyecto, impensable hace algunos años, es posible ahora debido a la mejoría del estado ambiental de los cauces de Bizkaia, como consecuencia de la construcción y puesta en servicio de diferentes sistemas de saneamiento a lo largo de todo el territorio".

CANTIDAD Y CALIDAD

Por su parte, la diputada de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Diputación de Bizkaia, Elena Unzueta, ha señalado que una de las prioridades de su departamento es garantizar el suministro a todos los municipios del territorio "en cantidad y calidad" y ha considerado que la nueva estación va a tener un "impacto positivo".

El alcalde de Etxebarri, Loren Oliva, ha calificado el proyecto de "una apuesta acertada" y ha afirmado que poder utilizar el agua del Nervión para uso doméstico es una "metáfora del cambio en la percepción que se ha producido del propio río, que hace años era visto como una amenaza y ahora, tras su regeneración, su agua se podrá beber".

Junto a las intervenciones relacionadas directamente con el suministro tanto de agua como de energía, el proyecto ha procedido a regenerar el entorno y a llevar a cabo la recuperación medioambiental de toda la zona afectada por los trabajos y, de manera especial, de la ribera del cauce en el tramo coincidente con la instalación.

La rehabilitación ambiental ha consistido en la eliminación de flora y especies invasoras y se ha construído un camino peatonal de 600 metros que une la zona con la parada de metro del municipio. Asimismo se ha aplicado hidrosiembra en más de 13.000 metros cuadrados de terreno, se ha extendido tierra vegetal y se han plantado más de 3.000 ejemplares de diferentes especies de árboles y arbustos.

Por otro lado, el tramo de la ladera por la que discurren los primeros metros de la nueva tubería de impulsión-alimentación presentaba problemas de estabilidad, por lo que para evitar posibles deslizamientos de tierra y mejorar la seguridad en la zona, el proyecto ha incorporado la ejecución de un muro pantalla formada por pilotes de hormigón armado de 1,5 metros de diámetro a lo largo de 120 metros de longitud.

La actuación se ha completado con la construcción, en contrato independiente, de una planta piloto instalada próxima a la estación de bombeo, que durante doce meses ensayará diferentes procesos de tratamiento con el objetivo de determinar qué tecnología de potabilización deberá aplicarse en la estación de Venta Alta para el agua que se capte del río, de forma que el agua que se suministre a la población procedente del Nervión-Ibaizabal, si alguna vez es necesario incorporar este recurso a la red de distribución, cumpla con la normativa vigente en materia de salubridad.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.