A pesar de todo
De izda. a dcha., Amaia Salamanca, Belén Cuesta, Blanca Suárez y Macarena García, junto a la directora Gabriela Tagliavini, en el primer día de rodaje de 'A pesar de todo'. MANUEL FERNÁNDEZ-VALDÉS / NETFLIX

Ésta es una historia de amor. No la de la película de la que les hablaremos, ésa es una historia de reencuentro y de comedia, pero sí la que la plataforma Netflix mantiene con la industria audiovisual española, que está dando grandes éxitos internacionales al gigante multimedia.

El último ramo de rosas que se regala en esa relación acaramelada es la película A pesar de todo, un trabajo de Bambú Producciones para Netflix, que ha fichado a cuatro de las actrices con más talento, más de moda y de mayor proyección del momento: Blanca Suárez (Las Chicas del Cable, El Bar), Macarena García (La Llamada, La Otra Mirada), Amaia Salamanca (Tiempos de Guerra, Perdida) y Belén Cuesta (La Llamada, Paquita Salas).

Tal y como ha sabido 20minutos.es en exclusiva, A pesar de todo es una comedia de enredo que cuenta la historia de cuatro hermanas que son convocadas a reunirse en el entorno familiar a propósito del fallecimiento de su madre.

Esta mujer (interpretada por Marisa Paredes) deja preparado antes de su muerte un vídeo en el que hace una serie de revelaciones a cada una de las hermanas, lo que destapará un secreto familiar que revolucionará sus vidas y que provocará un viaje de búsqueda, un reto para que las hermanas se reencuentren entre ellas y consigo mismas.

El rodaje, que comenzó ayer y que se prolongará hasta mediados de noviembre, se realizará principalmente en localizaciones naturales en el entorno de Madrid, pues todo, la búsqueda, el reto y el misterio, suceden en la capital.

Teresa Fernández-Valdés es productora ejecutiva de Bambú Producciones y una de las responsables de este proyecto. Recientemente reconocida con una medalla de honor en el MIPTV de Cannes, esta entusiasta creadora de historias explica que "la búsqueda del reparto fue un proceso maravilloso, pues había unos perfiles de personajes muy definidos".

"Todo empezó por la protagonista, que es el personaje de Sara y ahí enseguida compartimos el criterio de que fuera Blanca Suárez, porque llevábamos mucho tiempo trabajando con ella en Las Chicas del Cable y pensamos que para ella sería muy gratificante jugar con otros roles". "Fue el primer personaje que tuvimos claro", recalca Fernández-Valdés.

A partir de ahí el objetivo estaba escrito: que en el cuarteto protagonista hubiera química. "Empezamos a construir el reparto con actrices que, aunque no hubiesen trabajado juntas, pudieran hacer algo muy interesante. Y pensamos en Amaia, con la que también tenemos una relación muy estrecha y bonita". Aún quedaba por encontrar a dos de las hermanas protagonistas.

"Llevábamos mucho tiempo queriendo trabajar con Macarena y recuperamos esa opción, porque sabíamos que querían trabajar juntas ella y Blanca", revela la productora, que explica que para el último papel coprotagonista buscaban "un ascendente más tradicional, más pijo y pensamos en Belén, que además tenía una gran relación con Macarena y habían trabajado mucho juntas". Y ahí "había ya mucha química ganada", afirma Teresa Fernández-Valdés. Objetivo conseguido.

No son las únicas que cambian radicalmente de registro. Trabaja también en A pesar de todo Emilio Gutiérrez Caba, "que ha sido el malo malísimo en Gran Reserva y ahora está en un lugar más divertido y simpático", adelanta la ejecutiva.

La directora de A pesar de todo es Gabriela Tagliavini (The Devil May Care, Without Men), una directora "que ha trabajado mucho en Estados Unidos y México y que ahora recibimos en España con mucha ilusión", porque "ha entendido perfectamente cómo trabajamos aquí y está ilusionadísima con el proyecto y conecta muy bien con la historia y las actrices".

Al ser un film para Netflix, que opera en 190 países, la vocación es la de conquistar "no sólo al público español, sino internacional". "Es una historia de emociones y sentimientos que cualquier persona en cualquier país va a reconocer", explica la productora. "Es una comedia que no trabaja desde un humor local", pues "todo se apoya en emociones universales, lo que hará que sea una película que podrá viajar realmente bien". Son conceptos "contemporáneos para conectar con el público de hoy".

Cuatro hermanas diferentes condenadas a reencontrarse

  • Sara (Blanca Suárez). Es una mujer de hoy en día, que ha apostado por su carrera y trabaja en Nueva York. Se ha sumado al carro de la mujer trabajadora de éxito y eso le ha llevado a tomar distancia de su familia. Al volver ve que ha ganado mucho en lo profesional, pero no en lo personal.
  • Sofía (Amaia Salamanca). Es un perfil artístico, una mujer lesbiana, abierta a las nuevas experiencias, que respeta las diferencias y que uno pueda hacer locuras en su vida. Entiende la libertad como parte del desarrollo humano. Pero esa libertad a veces le puede generar algún equívoco.
  • Lucía (Macarena García). Es la más pequeña y es muy rebelde. Se ha separado de las formas y costumbres de la familia a la que pertenece. De alguna forma se ha sentido siempre como el patito feo, no le ha llegado el afecto que esperaba recibir de su madre y acaba siendo la oveja negra de la familia.
  • Claudia (Belén Cuesta). Con una hechura clásica y tradicional, le pesa mucho el qué dirán. Es la que ha estado más cerca de la familia y carga con esa cruz. Vive presa de un matrimonio que no está funcionando, pero por no dar explicaciones, vive en un mundo de cosas que no son lo que parecen.