Los hechos ocurrieron por la noche, cuando el detenido sorprendió a la víctima en la vía pública y, armado con un cuchillo de cocina, le condujo hasta un portal de la calle Benavente, en el centro de la capital, donde le obligó a realizarle una felación y masturbarle.

Posteriormente, el autor de los hechos llevó a la joven a otro lugar de la capital, con la intención de consumar el acto durante la noche en una vivienda y dejarla irse por la mañana, según ha explicado el comisario jefe provincial de la Policía Nacional, Ubaldo de la Torre.

Finalmente, la joven logró escapar, con la ayuda de otros ciudadanos, para acudir a Urgencias e interponer una denuncia por los hechos.

De la Torre ha explicado que el hombre "en ningún momento ha negado los hechos, lo que equivale a reconocerlos implícitamente".

Según el comisario, el detenido es muy conocido en la ciudad por dedicarse a la hostelería, está casado y tiene tres hijos, ha asegurado pasar por "una mala racha" y "en todo momento ha mostrado su intención de colaborar con la justicia". Además, el mando policial ha añadido que no actuó bajo los efectos del alcohol o las drogas, "seguramente lo que tenía era problemas psicológicos", ha vaticinado.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, ha explicado que el autor de los hechos fue detenido a las 13.35 horas en el domicilio paterno de la calle Cuba, en el barrio de Los Bloques. "No ha negado las evidencias", ha subrayado el subdelegado. Éstas son el teléfono móvil de la víctima, que le sustrajo esa noche y que estaba en su poder, una colilla en el ascensor de la casa donde se produjo la agresión sexual y unas zapatillas rojas

que llevaba puestas y que varios testigos describieron. El autor las había tirado a un contenedor y fueron recogidas por los basureros a las 11.50 horas de este martes.

"Hay que reconocer la labor de los testigos para resolver el caso y, sobre todo, el trabajo inestimable de la víctima, quien, a pesar de todo lo padecido, ha sacado fuerza para dar todo tipo de detalles que han dado como resultado la detención de su agresor", ha destacado. "Todo ello ha sido esencial para esclarecer los hechos", ha añadido.

Por último, Blanco ha llamado a la calma a la sociedad zamorana, "ya que ha habido en las últimas horas una gran alarma" y ha agradecido a la Policía Nacional su trabajo para "solucionar rápidamente" el caso. "Zamora sigue siendo una ciudad tranquila", ha finalizado.

Consulta aquí más noticias de Zamora.