Voto electrónico en EE UU
Un empleado del ayuntamiento de Licking, en Ohio, muestra el funcionamiento de un ordenador para voto electrónico en EE UU. ARCHIVO

El Govern ha aprobado este martes el proyecto de ley para regular la votación electrónica de los catalanes residentes en el extranjero, paralizado a raíz de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

El conseller d'Acció Exterior, Ernest Maragall, ha explicado que se trata de una "especie de restitución" porque la normativa ya estaría vigente si no se hubiese disuelto el Parlament y destituido al ejecutivo de Carles Puigdemont.

El proyecto de ley pretende "garantizar el derecho a voto" de los catalanes residentes en el extranjero y mejorar "las tasas de participación efectivas", según ha explicado Maragall.

La votación electrónica se aplicará, una vez aprobada por el Parlament, para las elecciones al Parlament de Catalunya y en votaciones como consultas públicas convocadas desde el Govern.

"Retomamos el camino interrumpido por la fuerza del Estado", ha asegurado el conseller Maragall en la rueda de prensa posterior al consejo ejecutivo. Según el conseller, la intención es "mejorar el servicio del derecho a voto de los catalanes residentes en el extranjero" e inscritos en el censo del CERA del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Actualmente, los catalanes en el exterior pueden votar presencialmente en las oficinas de representación española o por correo postal. Maragall ha lamentado que los ciudadanos a menudo sufren "todo tipo de anécdotas poco afortunadas sobre la posibilidad real de ejercer el derecho a voto" por correo, y por eso se quiere ofrecer una alternativa.

Para el conseller, el voto electrónico será un "mecanismo seguro y garantizado" en términos de procedimiento y calidad de la tecnología y también de protección de la "confidencialidad y privacidad".

El Govern confía en que el anteproyecto de ley contará con los apoyos necesarios en el Parlament para ser aprobado, e indica que entrará en vigor en el momento en que se publique en el DOGC. "Es inimaginable que algún grupo esté en contra de ampliar y reforzar el derecho a voto de nuestros ciudadanos", ha dicho el conseller.

El anteproyecto de votación electrónica para los residentes requiere una mayoría cualificada en el Parlament.

Para Maragall, sin embargo, resulta "imposible" predecir en estos momentos cuáles serán las próximas elecciones en las que los catalanes en el exterior podrán votar por vía electrónica. En todo caso, serían unas elecciones al Parlament de Catalunya.

Maragall ha dicho que confían en que el método de voto electrónico también pueda ser "incorporado" a la legislación española para aplicarse en otras convocatorias electorales más adelante.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.