Esta será la primera vez que las películas con valores medioambientales contarán con espacio propio en el palmarés, valoradas por un jurado propio, y la organización del festival pretende que el galardón tenga continuidad en las futuras ediciones.

Para llevar a cabo esta iniciativa, Seminci ha contado con el apoyo cerrado de Greenpeace, la Asociación Estatal de Cine (AEC), la Universidad de Valladolid, Ecologistas en Acción y el soporte de la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid, según han indicado fuentes del festival en un comunicado recogido por Europa Press.

ACTIVIDADES

Así, el jueves 25 científicos medioambientales y cineastas participarán en un debate a puerta cerrada dividido en dos sesiones a las que asistirán también representantes de organizaciones como Greenepeace y Ecologistas en Acción.

Además, se realizará un taller de trabajo dirigido y moderado por el físico y profesor de la UVA Carlos de Castro, en el que se analizarán "aciertos y desaciertos" en la presentación de los conflictos medioambientales y en el tratamiento de los mismos en escenas de distintas cintas.

Ese mismo día en la sesión de la tarde, conducida por el productor Álvaro Longoria, se planteará la cuestión '¿El cine contamina?' debido a que los rodajes de películas son "muy contaminantes" por los desechos y desperfectos que pueden generar en la zona donde se instalan.

En este sentido, se abordarán los progresos sobre las iniciativas que permiten medir esos efectos, que se conoce como la huella ecológica, tanto para rodajes como para eventos cinematográficos, y se pondrán sobre la mesa la "necesidad" de que se implante de forma progresiva la Green Shotting Card - un código de medidas para reducir la contaminación de los rodajes-.

Se verán casos "concretos" y, según ha aseverado la organización del festival, es posible que de la reunión salga el compromiso de someter a la medición de la huella ecológica de algún rodaje concreto de película.

El viernes 26 comenzará con la deliberación del jurado de la Espiga Verde, cuyo fallo que se dará a conocer en la sesión de tarde, que estará compuesto por el director del Festival Internacional de Cine Medioambiental de Canarias, David Baute; el periodista de la Agencia EFE Arturo Arena; la responsable de la campaña de Incendios Forestales y coordinadora del Equipo de Género de Greenpeace, Mónica Parrilla; la coordinadora estatal de Ecologistas en Acción, Elvira Cámara, y la ingeniera industrial y técnica de la Oficina de Cooperación Internacional para el Desarrollo de la UVA, Carmen Duce.

Por la tarde, se llevará a cabo una mesa redonda abierta en la que intervendrá un representante de Greenpeace y se tratará cómo funciona la organización en el cine medioambiental en base al caso concreto de una pelñicula que Longoria realiza sobre el deterioro de la Antártida -que cuenta con la participación de Javier y Carlos Bardem-.

También tendrá lugar la presentación de los planes de apoyo a la lucha contra el cambio climático por parte Ecologistas en Acción y empresas como Aquavall y Triodos Bank, mientras que para finalizar la jornada el jurado anunciará el título de la película ganadora de la Espiga Verde.

PROYECCIONES

De esta forma, el apartado ecológico del festival se completará con la proyección en los cines Broadway de cuatro largometrajes documentales y un corto, 'Youth Unstoppable', de la directora canadiense Slater Jewell-Kemker; 'Die Grüne Lüge', del austriaco Werner Boote; 'Poisoning Paradise', de Keely Shaye Brosnan y Teresa Tico; y 'Cantábrico', de Joaquín Gutiérrez Acha, además del cortometraje 'Butine Badiaké: Un buen viaje', de Pilar Díez y Paloma Pérez.

Estos títulos optan a la Espiga Verde, junto a otros programados en la Sección Oficial y Tiempo de Historia como los largos de ficción 'Aga', de Milko Lazarov, y 'Kona Fer Í Strid' (La mujer de la montaña), de Benedikt Erlingsson, que se proyectarán en los teatros Calderón y Carrión, y el documental 'Viaje a los pueblos fumigados', de Pino Solanas, que se podrá ver en los cines Broadway.

"SEMINCI, MÁS VERDE QUE NUNCA"

Con estas actividades, el certamen pretende mantener coherencia con su planteamiento en apoyo a la lucha medioambiental y el logro de frenar los efectos del cambio climático, por lo que el festival se someterá al análisis de una empresa especializada en detectar la huella ecológica y su dictamen servirá para tomar medidas que favorezcan la protección del medio ambiente.

De esta manera, se avanza para adoptar prácticas "más sostenibles", con más iniciativas como la utilización de papel reciclado en uno de los libros que edita este año; el uso de una flota de coches eléctricos del festival por la ciudad; la eliminación de las botellas de plástico, sustituidas por jarras de cristal, y la reducción de fondos negros en revista oficial para ahorrar tinta.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.