Las investigaciones comenzaron al detectar los agentes un aumentosignificativo en las denuncias por hurto en el interior de vehículo, durante elmes de septiembre y lo que va de octubre, por lo que, desde esta JefaturaSuperior, se procedió al establecimiento de un dispositivo de prevención,identificación y, en su caso, detención de los responsables de estos hechos.

Igualmente, se intensifico el control y la vigilancia sobre delincuentes habituales que pronto daría sus frutos, siendo identificados por los investigadores a dos viejos conocidos especializados en esta modalidad delictiva.

UN ACTIVO MODUS OPERANDI

Los autores merodeaban las calles del centro de Logroño, sus zonascomerciales y los parking, comprobando, tras accionar la manilla de apertura delas puertas, si los vehículos estacionados se encontraban abiertos o con susventanillas bajadas. También controlaban los estacionados en doble fila, tantode particulares como los dedicados al reparto de mercancías, por si sususuarios los dejaban sin cerrar. Una vez detectado el vehículo en cuestión,rápidamente, acometían su asalto sustrayendo los objetos de valor (carteras,dinero, móviles etc) que se encontraban en su interior.

Los bares y establecimientos comerciales eran asaltados tras forzar suspersianas de protección y fracturar el cristal de sus puertas o ventanas,dirigiéndose a la caja registradora o a otras dependencias dónde pudiera estarguardado el dinero para hacerse con él, todo ello en escasos minutos, lo quedenotaba un notorio conocimiento previo del establecimiento.

De las carteras sustraídas, los autores utilizaban las tarjetas de crédito paracometer estafas, realizando reintegros en cajeros, si estaban en posesión delpin, o efectuar pequeñas compras en tiendas que nunca llegaban a superar los20 euros, ya que no necesitan la identificación del comprador o la introducción del número pin de la tarjeta.

Con esta modalidad delictiva han llegado a hacerse con más de treinta tarjetasde crédito, con las que han realizado compras y extracciones de dinero enmetálico en cajeros automáticos por valor de más de 14.000 euros, así como deuna tablet, 2 G.P.S., 4 teléfonos móviles con sus cargadores, 4 cañas depescar, 2 cajas de herramientas y unas gafas de sol de gran valor.

Las investigaciones han sido llevadas a cabo por la Unidad de DelincuenciaEspecializada y Violenta (U.D.E.V.) de la Brigada Provincial de Policía Judicialde la Jefatura Superior de La Rioja, que han podido esclarecer e imputar a losautores dieciséis hurtos en interior de vehículo, tres robos con fuerza en baresy otro en un establecimiento.

Los detenidos, dos hombres de nacionalidad española, de 37 y 34 años deedad, con numerosos antecedentes policiales, junto con las diligenciaspoliciales, fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.