Más de 500 personas acuden al funeral por las víctimas del albergue de Tolodella

El funeral institucional por los 18 fallecidos se ha celebrado la tarde del lunes en la Iglesia Santa María de Morella (Castellón). A él han acudido los Príncipes de Asturias, entre otras autoridades.
Los Principes de Asturias asisten al funeral por las víctimas de Todolella.
Los Principes de Asturias asisten al funeral por las víctimas de Todolella.
Víctor Fraile/REUTERS

Dieciocho personas de entre 20 y 40 años perecieron en la madrugada del domingo, por inhalación de gas procedente de una estufa de butano, en un albergue del municipio de Todolella (Castellón).Los fallecidos, once hombres y siete mujeres, habían acudido alalbergue alquilado para la celebración de una fiesta de cumpleados, ala que asistieron cerca de unas cincuenta personas.

Sin embargo, parte del grupo se marchó tras el cumpleaños, e inclusosiguió de carnaval en Vinaroz, mientras que el resto se quedó a dormiren el albergue; todos ellos murieron salvo dos, el anfitrión de la fiesta y su compañera, que lograron salvarse porque pasaron la noche en otra zona del albergue.

El suceso ha conmocionado a toda la región, ya que las víctimas erancasi todos jóvenes de la comarca. Además de los amigos de Bartolomé, enel albergue murieron los cinco músicos del grupo Pepeyote, uno de ellos de 17 años contratados para la fiesta.

Los forenses han trabajado durante toda la madrugadapracticando las autopsias de las víctimas en el Instituto de MedicinaLegal de Castellón, mientras los familiares aguardaban noticias en elpolideportivo de Todolella y en el Hospital Provincial de Castellón. Los féretros con los cuerpos de fallecidos por inhalación de gas enel albergue de Todolella comenzaron a salir a primera hora de estatarde del Instituto de Medicina Legal de Castellón para ser trasladadosa las localidades de origen de las víctimas, donde se celebraránfunerales por su muerte.


El
funeral institucional porlas 18 víctimas mortales se celebrará a las 17.00 horas en la IglesiaSanta María de Morella (Castellón), oficiada por el obispo de ladiócesis de Tortosa, Javier Salinas.

Al mismo asistirán los Príncipes de Asturias, la vicepresidenta primeradel Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, el presidente de laGeneralitat Valenciana, Francisco Camps, y el ministro deAdministraciones Públicas, Jordi Sevilla, entre otras autoridades.

Bartolomé Meseguer había alquilado el albergue municipal de San Cristóbal, un edificio restaurado del siglo xv, para celebrar su 50 cumpleaños. Como no había calefacciónen el edificio, debido a la congelación de las cañerías por las últimasheladas, casi todos compartieron una habitación grande con literas einstalaron una estufa de butano dentro para calentarse.

Todos ellos murieron, mientras que el anfitrión de la fiesta,Bartolomé Meseguer, y su pareja, que habían decidido dormir en otrahabitación apartada, se salvaron. Cuando Bartolomé despertó a las cuatro de la tarde descubrió que todos los demás estaban muertos.

Querría haber estado en la habitación

El alcalde de Tolodella, Alfredo Querol, ha revelado que BartoloméMeseguer le ha transmitido su pesar por "no haber estado" en lahabitación donde dormían los fallecidos. "Él hubiera preferido estar en la habitación y siente no haber estado en ella,pero le invitaron ir a otra y lo aceptó", explicó el alcalde, quienmanifestó que Meseguer le ha explicado que ahora "no se sienteculpable, no siente nada y está flotando, como todos".

Querol, que dijo creer que Bartolomé se encontraba ahora en el hospital de Castellón, aseguró que anoche "no podía ni hablar" y que le transmitió su deseo de estar en Castellón, "porque quiere estar junto a sus amigos".

El responsable municipal insistió en que desde el Consistorio se lesadvirtió a los participantes en la fiesta de que la calefacción delalbergue no funcionaba, pero que los asistentes a la celebración ledijeron "que no pasaba nada, que ya llevaban ellos sus estufas, como hacen todos en otras muchas fiestas".Querol celebró que muchos decidieran no hacer noche en el alberguedonde sucedieron los hechos y se fueran al carnaval de Vinaroz, "lo queevitó que la tragedia fuera aún mayor".

Falló la estufa

El gas letal procedía de la mala combustión de la estufa de butano. Al apagarse la llama a la estufa por tener la rejilla mal colocadase habría desprendido monóxido de carbono, y éste habría intoxicado alas víctimas. Técnicos de Repsol colaboran con las autoridades paraesclarecer las causas de la tragedia.

Atendidos por psicólogos

El acceso al albergue fue cortado ayer por la Policía Judicial. Losfamiliares de las víctimas seguían así las noticias del suceso desde elpolideportivo, donde eran atendidos por ocho psicólogos. Allí seinstalará la capilla ardiente, una vez realizadas las autopsias. El funeral tendrá lugar hoy, a las 17 h, en Morella (Castellón).

En solidaridad, los partidos valencianos decidieron suspender hoy los mítines de la campaña del referéndum de la Constitución Europea.

La llamada ‘muerte dulce’

El fallecimiento por intoxicación de monóxido de carbono se conoce popularmente como la ‘muerte dulce’, por ser muy rápida e indolora.Expertos forenses aseguran que el sujeto siente una especie deborrachera o sopor hasta que pierde la consciencia, por lo que enningún momento tiene sensación de que va a morir. El monóxido decarbono provoca intoxicación al bloquear la hemoglobina.«Los glóbulos rojos no llevarían oxígeno a circular por la sangre, conel resultado de una situación de coma para el afectado y laconsiguiente muerte cerebral por parada respiratoria», según el Suma112.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento