En concreto, tal y como ha informado el Ministerio Público, los hechos se iniciaron tras la denuncia interpuesta por una persona que compró al ahora investigado un vehículo de importación por valor de 8.000 euros en su empresa, destinada a la venta de coches usados.

En su declaración, la víctima afirmó que al mes de comprar el vehículo en 2015 comenzó a dar fallos de filtraciones de agua y averías mecánicas que fueron reparadas en el propio taller del vendedor, quien también llegó a solicitarle 400 euros por el cambio de una válvula.

A principios de 2016, el vehículo vuelve a tener una serie de averías, por lo que el propietario decide llevarlo al taller, donde le advierten que la válvula que le pusieron era muy antigua para llevar un año y que posiblemente ese vehículo había sufrido un fuerte golpe estructural.

Por todo ello, la Guardia Civil ha comenzado una investigación, para la cual solicita la documentación del vehículo a la Jefatura Local de Tráfico de Santiago de Compostela, con la finalidad de cotejarla con la documentación del propietario, descubrir que a pesar de ser idénticas en la primera aparece que el mismo tenía en el momento de la compra de la mercantil 212.000 kilómetros y la segunda 120.000 kilómetros para la compra del actual propietario.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.