Inauguración de la exposición
Inauguración de la exposición MUSEO ALTAMIRA

La exposición materializa así un largo trabajo de cooperación entre el Museo de Altamira y algunas de las más importantes instituciones de gestión del patrimonio de la Dordoña francesa.

La muestra, abierta hasta diciembre, propone una inmersión en el universo de los facsímiles -físicos o virtuales- de las cuevas con arte rupestre y de las que constituyen tres de sus principales ejemplos: la Neocueva de Altamira en Cantabria, Lascaux Centre International de l'Art parietal y la Caverne du Pont d'Arc en Francia.

Los facsímiles de estas joyas del arte parietal paleolítico son fruto de una reflexión científica y multidisciplinar a partir de los originales, situándose en la encrucijada entre la investigación, la conservación y la divulgación.

Se trata de un trabajo de reconstrucción en el que han participado geólogos, arqueólogos, topógrafos, dibujantes o fresadores.

En el caso de la cueva de Altamira, esta labor tuvo como resultado la recuperación de la caverna tal y como la conocieron los artistas paleolíticos, recreando para ello las pinturas sobre el soporte con las mismas materias primas utilizadas en la Prehistoria: óxidos de hierro para el rojo Altamira, carbón vegetal para el negro y el agua como aglutinante, así como las técnicas de la época, aerógrafos o trazos con los dedos.

En su discurso expositivo, la Neocueva de Altamira cobra un claro protagonismo y ejerce de anfitriona de sus hermanas francesas.

El relato de la misma se apoya en una variada y completa colección de fotografías y audiovisuales procedentes del propio Museo de Altamira y de las cuevas francesas.

En su museografía se exponen igualmente diversos instrumentos tecnológicos utilizados en su construcción, como los cedidos por el Instituto Geográfico Nacional de Cantabria, encargado de realizar los trabajos topográficos y fotogramétricos para la realización de la Neocueva, y gracias al cual se pudo llevar a cabo una obra de proporciones ingentes para la época.

Así, y mediante la fotogrametría, se llegó a definir de forma exhaustiva la topografía del techo de la Sala de Polícromos, llegándose a medir 40.000 puntos por metro cuadrado, hasta un total de 5,8 millones de puntos.

Asimismo, se pueden contemplar otros objetos como paneles, maquetas sobre los diferentes yacimientos, las cámaras fotográficas de uno de los pintores de la Neocueva, Pedro Saura, y otras piezas cedidas por diferentes museos como la ortoimagen del techo de los Polícromos procedente del Museo de San Isidro de Madrid o el Diadumeno Farnesio, reproducción de la copia romana de Policleto, vaciado en yeso perteneciente a la colección del Museo Nacional de Escultura de Valladolid.

Además, la muestra reúne uno de los fragmentos de la réplica de la cueva de Lascaux, procedente del Atelier des Fascimiles de Périgord.

Una de las piezas centrales de la exposición es el dibujo del techo de los Polícromos de Paul Ratier, obra perteneciente a la colección del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y que el Museo de Altamira conserva en depósito.

Fue realizada por encargo personal de Marcelino Sanz de Sautuola, descubridor del arte de Altamira, para ilustrar sus 'Breves Apuntes', publicación donde dio a conocer su sensacional hallazgo, la datación paleolítica de las pinturas.

La muestra cierra su recorrido con un audiovisual inédito, realizado exprofeso para la misma, y en el que el espectador podrá sumergirse, virtualmente, en la cueva de Altamira y compartir la vida recreada de las mujeres y hombres paleolíticos en su interior.

La exposición ha sido inaugurada por el director del Pôle International de la Préhistoire, Gilles Muhlach-Chen; el subdirector general de Museos Estatales del Ministerio de Cultura y Deporte, Miguel González; el alcalde de Santillana del Mar, Isidoro Rábago: y la directora del Museo de Altamira, Pilar Fatás.

Esta última ha resaltado la importancia de esta muestra porque, 17 años después de la inauguración de la Neocueva, la exposición brinda la oportunidad de contar al público por primera vez el proceso de conceptualización y ejecución de la reproducción de la cueva de Altamira, la primera de las reproducciones modernas de cavidades con arte rupestre.

Por su parte, el director del Pôle International de la Préhistoire ha destacado el "enorme valor" de estas réplicas en el desarrollo cultural, científico y turístico y, en definitiva, en la puesta en valor de los territorios donde se ubican, subrayando que "el rol jugado por Lascaux y Altamira en el desarrollo de los facsímiles, tanto desde un punto de vista técnico como de difusión, imponía esta colaboración".

Por su parte, González Suela ha reclamado la importancia de poner en valor la categoría de la copia, siempre y de manera indisoluble, unida a la de su original "porque difunde su conocimiento, despierta la curiosidad y fomenta la sensibilidad hacia el patrimonio que reproduce".

La exposición ha sido comisariada, por la parte española, por Fatás y Carmen de las Heras, subdirectora del Museo de Altamira y, por la parte gala, por Gilles Muhlach-Chen, Noël Coye, conservador del Patrimonio, jefe del Proyecto de Mediación Científica y Desarrollo Internacional del Pôle international de la Préhistoire, y por Catherine Roudet, coordinadora de proyectos, del Pôle International de la Préhistoire.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.