PSOE reunión COAG avispilla del castaño heredia pradas
PSOE reunión COAG avispilla del castaño heredia pradas CEDIDA

En una reunión con responsables de COAG Andalucía junto al coordinador de la interparlamentaria del PSOE-A y diputado por Sevilla, Antonio Pradas y la portavoz del Congreso de Agricultura y diputada por Huelva María José Bayo, se ha abordado el problema de la avispilla del castañar y las "importantes pérdidas agrícolas" que supone por lo que pedirán ayudas a la Unión Europea en el marco de la Política Agraria Común.

Heredia ha resaltado que el castaño, con 4.000 hectáreas en el Valle del Genal y 300 en la Sierra de las Nieves, principalmente en Yunquera, supone "un importante recurso para los pueblos de la zona". Las explotaciones se gestionan en su mayoría de forma familiar y también existen distintas cooperativas, ha recordado.

Pradas, por su parte, ha considerado que en Andalucía el cultivo del castaño se extiende por una superficie de 12.800 hectáreas, de las que se extraen unas 5.200 toneladas de castañas.

Málaga es la provincia que posee más superficie dedicada a este cultivo, produciendo el 70 por ciento de la comunidad andaluza, seguida de Huelva, Sevilla, Granada, Almería y Córdoba.

La avispilla del castaño (Dtyocosmus kuiphilus) es un insecto originario de China que comenzó a propagarse en 1941 en Japón y en 1963 en Corea. En el continente americano fue detectado en 1974 y en Europa en 2002. Posteriormente, dio el salto a Francia, Eslovenia, Suiza, Hungría, Croacia, Holanda, Eslovaquia, Alemania y República Checa.

Heredia ha recordado que en 2012 se introdujo en España, concretamente en la Comunidad Autónoma de Cataluña, dando el salto dos años más tarde hasta la provincia de Málaga, concretamente en la zona del Juanar de Ojén, afectando especialmente al Valle del Genal, la principal zona productora de este fruto de Málaga y de Andalucía y la cuarta de España. Actualmente está ampliando su territorio y ha sido detectada recientemente en el Parque Natural de las Sierras Tejeda-Almijara.

La avispilla puede afectar a la casi totalidad de las especies de castaño, no solo a la Castenea sativa, sino a prácticamente la totalidad, ha explicado el diputado. Las larvas que deposita este insecto debilitan la capacidad vegetativa del árbol, produce una reducción de la capacidad de fructificación del fruto de la castaña y llega incluso a reducir a un 80 por ciento el valor de la producción.

Heredia ha indicado que en una respuesta parlamentaria del anterior Gobierno del PP a mediados de 2017, "se negaba a potenciar la suelta". Así, señalaba que el motivo para no autorizar la suelta masiva del Torymus como agente de control biológico de la avispilla del castaño "es el cumplimiento de la legislación nacional", exponiendo lo establecido en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, de Patrimonio Natural y Biodiversidad y la Ley 43/2002, de 20 de noviembre, de sanidad vegetal.

Pradas ha añadido que el anterior Gobierno del PP "se negó rotundamente a potenciar la suelta", sin embargo, los socialistas han considerado que hay que actuar "más enérgicamente en coordinación con las autoridades fitosanitarias".

"La suelta del parásito para luchar contra la avispilla del castaño es el método de lucha biológica que se considera en la actualidad como el más efectivo para combatir y reducir los daños que produce este himenóptero en los castañares", han sostenido.

Según informa el sector, no hay afección ambiental con la suelta del parásito, pero sí afecta a la expansión de la plaga de avispilla del castaño, que está degradando al medio ambiente afectando a los castañares y a su vez a la economía del territorio.

"No podemos permitirnos el lujo de la despoblación del Valle del Genal, de que la gente tenga que abandonar sus municipios. Por eso urge que se autorice definitivamente la suelta del torymus para combatir de forma efectiva y más económica la expansión de la plaga de la avispilla y por tanto esos efectos malévolos para el territorio", han finalizado los diputados del PSOE.

Consulta aquí más noticias de Málaga.