El proyecto de Salvatierra tendrá un coste de 668.800 euros, y la ayuda foral ascenderá a 341.825 euros; mientras que la construcción de la infraestructura de Oyón costará algo más de un millón de euros, de los que 563.682 euros saldrán de las arcas de la Diputación.

Ambos proyectos consisten en la construcción de dos nuevos depósitos, ya que aunque el coste inicial de una actuación de este tipo es superior al que supondría una reparación puntual, la durabilidad y seguridad que aporta la creación de unas nuevas infraestructuras es mucho mayor.

Las instituciones implicadas abordarán cuanto antes la construcción de estos nuevos depósitos y la posterior demolición de los antiguos para garantizar la seguridad y el servicio.

Esta actuación se enmarca en un programa foral interdepartamental, que supondrá una inversión global de siete millones de euros en el territorio.

La Diputación considera que este tipo de intervenciones son "muy necesarias", dado que algunos de los depósitos actuales presentan problemas estructurales.

Consulta aquí más noticias de Álava.