Durante los días previos al 1-O "se produjeron una serie de irregularidades y se creó una atmósfera de dudas e incertidumbres que no estaban a la altura de la cohesión que pedía la situación", ha explicado ERC, que ha valorado el caso y estudiado las alegaciones presentadas los últimos meses.

También han indicado que "pocas horas antes del inicio del referéndum la situación fue muy confusa y se produjeron un conjunto de impedimentos como, por ejemplo, un cambio de llaves del colegio electoral que dificultó su apertura", aunque finalmente los vecinos pudieron votar.

Como el concejal no tomó ninguna decisión y "no se habían dado todas las facilidades para llevar a cabo la votación", el caso se trasladó al comité de garantías del partido, que ha tomado su decisión tras las alegaciones del concejal.

Así, ERC ha dejado de tener representación en el municipio, donde hasta ahora gobernaba junto con Independents per la Selva e ICV.

Consulta aquí más noticias de Girona.