Cirujano y su novia, detenidos
Fotos de la ficha policial de Grant William Robicheaux y Cerissa Laura Riley. POLICÍA DE NEWPORT BEACH

Un cirujano y su novia han sido detenidos en California, Estados Unidos, acusados de usar sus "encantos" y "buen aspecto" para seducir y drogar al menos a dos mujeres a las que violaron después. Aunque, en vista de las evidencias que se han encontrado, las autoridades sospechan que podría haber "cientos" de víctimas más.

De acuerdo a la cadena WPTV, el doctor Grant William Robicheaux, de 38 años, y su novia, Cerissa Laura Riley, de 32, fueron detenidos el pasado 12 de septiembre en el condado de Orange acusados de intoxicar con estupefacientes y drogar a dos mujeres, según informó el fiscal del condado Tony Rackauckas, en una conferencia en la ciudad de Santa Ana.

El fiscal ha señalado que los agentes han encontrado "miles y miles de vídeos e imágenes" en los móviles de la pareja. En muchos de ellos ellos aparecen mujeres "aparentemente drogadas y sin capacidad para consentir o resistir, y que difícilmente se oponen a los ataques sexuales de los acusados". "En base a estas pruebas, creemos que hay muchas víctimas no identificadas por descubrir".

Los acusados ya han recuperado su libertad pagando una fianza de 100.000 dólares.

"Creemos que usaron su encanto y buen aspecto para reducir la desconfianza de sus eventuales víctimas", señaló el fiscal.

La pareja se aprovechaba, según Rackauckas, de la confianza que la gente tiende a sentir por los médicos. El hecho de que además fuera acompañado de su novia daba a las víctimas una falsa sensación de seguridad.

Dos violaciones

Hasta el momento han sido identificadas dos víctimas. La primera es una mujer de 32 años a la que conocieron en un restaurante de Newport Beach el 10 de abril de 2016. La invitaron a una supuesta fiesta, pero en vez de ello la llevaron al piso del cirujano, donde fue drogada y atacada sexualmente.

El segundo caso ocurrió en octubre de ese mismo año, cuando conocieron en un bar también de Newport Beach a otra mujer, con la que bebieron hasta que ella se emborrachó. Fue conducida al piso, donde también la violaron. Cuando la víctima se despertó, comenzó a pedir ayuda a gritos. Un vecino llamó a la Policía, que inició la investigación que ha conducido a la detención de los dos sospechosos.

Los investigadores se encuentran ahora rastreando los movimientos de la pareja en los últimos años. En redes sociales, la Policía local ha difundido sus fotos y ha pedido a las posibles víctimas que se pongan en contacto.