Los dos acusados del asesinato de Yulissa A.P. en junio de 2015 en A Pobra do Caramiñal (A Coruña) han defendido su inocencia este martes durante la primera jornada de declaraciones en un juicio que se celebra desde el pasado lunes en los juzgados de Santiago de Compostela.

Tras la constitución del jurado popular, este martes ha tenido lugar la primera jornada de comparecencias, en la que han testificado los dos acusados, que mantenían una relación sentimental en el momento de los hechos y que se dedicaban a la venta de drogas al menudeo.

Ambas defensas sostienen la inocencia de los procesados, M.A.C. y V.L.M., que se han culpado mutuamente a través de diferentes versiones de lo ocurrido en la mañana del 7 de junio de 2015, cuando Yulissa A.P., de origen dominicano y residente en Ribeira (A Coruña), donde ejercía la prostitución, fue asesinada en una finca de difícil acceso situada en A Pobra y en la que fue abandonado el cadáver.

El Ministerio Público entiende que los acusados actuaron "de común y previo acuerdo" para acabar con la vida de la víctima, a la que causaron hasta 36 heridas cortantes y punzantes en la cabeza y parte superior del torso, lo que le provocó la muerte por pérdida de sangre.

En registros posteriores al crimen fueron hallados en el domicilio que compartía la pareja en A Pobra varios útiles para la venta de droga, así como una pistola con cartuchos con la que ya habían amenazado a varios clientes por deudas de droga. Así, la víctima, con la que los acusados mantenían relación, supuestamente habría contraído una deuda con los procesados derivada de la compra de droga.

Por ello, pide penas para ambos de 20 años de prisión por un delito de asesinato con ensañamiento, así como el pago de una indemnización de 110.000 euros para los herederos de la víctima.

Pese a que ambos acusados defienden su inocencia y el arma del crimen nunca fue hallada, las cámaras del bar donde fue vista por última vez la asesinada muestran como M.A.C. abandona el local junto a Yurissa. Ésta, minutos antes, había pedido a una de las personas que la acompañaban que apuntase la matrícula de un coche blanco que se había desplazado a este establecimiento, situado en Ribeira, para recogerla.

Además, el tráfico de repetidores analizado por la Policía y las telecomunicaciones del móvil de la víctima y de los acusados los sitúan a todos "en la misma zona de influencia". El cadáver fue localizado por un vecino en una finca de A Pobra situada en las inmediaciones de otro terreno propiedad de la familia de la acusada.

VERSIONES ENCONTRADAS

En sus declaraciones, los acusados, M.A.C. y V.L.M., han ofrecido versiones diferentes de lo ocurrido y han culpado al otro del crimen. Además, también aseguran que era la otra persona quien se dedicaba a la venta de droga.

El primero en prestar declaración ha sido V.L.M., quien ha afirmado ante el jurado que era su expareja quien traficaba con sustancias estupefacientes para pagar la hipoteca del piso que compartían, situado en la calle Tetuán de A Pobra.

Asimismo, el varón, que afirma que en la época de los hechos no tenía teléfono móvil, asegura que en la mañana en que fue asesinada Yurissa A.P., él se encontraba durmiendo en su casa tras pasar la madrugada de fiesta junto con su pareja, que, según la versión de V.L.M., había mantenido una discusión con la víctima al inicio de esa noche en un local de copas de Ribeira.

A preguntas de la Fiscalía, la acusación particular y su defensa -el acusado se negó a responder a los abogados de su expareja, a la que acusa de ser "violenta", "posesiva" y "controladora"-, V.L.M. señaló que Yurissa "tenía una deuda con M. de 45 euros" derivada de la compra de cocaína.

De este modo, el procesado afirma que la mañana de los hechos estuvo durmiendo en su casa hasta que M. fue a despertarlo para ir a comer con un amigo. Así, asegura que su expareja tenía una ropa diferente, que no había dormido y que, además, se comportaba de manera "nerviosa".

Por su parte, M.A.C. sostiene que era él quien se dedicaba al tráfico de estupefacientes y que la sometía a maltrato físico y psicológico, con constantes amenazas hacia ella y sus hijos. En esta línea, mantiene que vivía bajo constantes amenazas que hacían que realizase las órdenes de V. "sin preguntar" por "miedo" a las represalias.

La acusada reconoce que esa mañana acudió al bar de Ribeira a recoger a la víctima, pero que lo hizo porque así se lo había requerido su pareja, al que también identifica como una persona violenta que acostumbraba a ir armado.

A continuación, aseguró que se dirigió junto a la víctima de vuelta a A Pobra, donde aparcó el coche en las inmediaciones de su casa. La acusada afirma que volvió al hogar, donde fue "encerrada" por V., quien se fue de casa para volver una hora después "con la ropa manchada de sangre", según la versión de M.A.C.

El juicio continuará este miércoles en los juzgados de Santiago con nuevos testimonios.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.