María José Portillo, José Antonio Cobacho y Pedro Colao
María José Portillo, José Antonio Cobacho y Pedro Colao EUROPA PRESS

Así lo han manifestado dos de los autores, María José Portillo (UMU) y Pedro Colao (UPCT) en la presentación del informe 'Competencias normativas tributarias de la Región de Murcia y su impacto recaudatorio. Análisis comparado', en el que también participa María del Carmen Pastor (UPCT).

En dicho estudio se hace un análisis comparativo de la situación en materia tributaria en las diferentes comunidades, así como el impacto recaudatorio de las principales modificaciones normativas realizadas en la Región de Murcia en los últimos años. Sin embargo, Colao ha advertido que en el caso de seguir esta recomendación, se desconoce si Murcia "saldría bien parada o no".

Y es que, en el caso concreto de Murcia, "ha habido una tendencia a otorgar determinados tipo de beneficios fiscales en el impuesto sobre sucesiones y en el IRPF que han sido bastante importantes".

En dicho estudio se hace un análisis de los siete impuestos estatales con cesión de recaudación y de competencias normativas: IRPF, Patrimonio, Sucesiones y Donaciones, Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, Juego, Hidrocarburos y Determinados Medios de Transporte.

Mayor atención requiere, según los expertos, el Impuesto sobre el Patrimonio, ya que goza de ser impopular, "prácticamente no existe en ningún país" y cuando nació fue con la vocación "de servir de instrumento de control para transmisiones y renta y no para recaudar", ha explicado Colao.

Dicho impuesto en 1978 "podía ser más o menos útil, pero hoy día hay instrumentos de control más potentes". Si a eso se añade que "no cumple la función para la que nació, la mayoría de los autores y expertos abogan por su supresión, pero hay voces que defienden que se mantenga pero piden, al mismo tiempo, que se homogeneice el tratamiento, dentro de unos márgenes, en todo el territorio nacional".

Este impuesto y el de sucesiones y donaciones, ha dicho Colao, "soportan, en gran medida, las tensiones del sistema". A modo de ejemplo, han expuesto que teniendo como base un patrimonio de 800.000 euros, con cuota de este año, mientras que en Murcia serían 240 euros por contribuyente, en Aragón asciende a 1.164.

En el caso del impuesto sobre sucesiones y donaciones, se propone mantenerlo con tipos de gravamen moderados y tomando medidas, igualmente, que tiendan a la homogeneización para que sea más asumible y "no llegue a ser excesivamente caso".

Ambos expertos han puntualizado las diferencias existentes en panorama nacional, ya que en el caso de la herencia de un padre a su hijo de 800.000 euros, en Aragón se pagarían más de 155.000 euros, 103.000 en el caso de Asturias, y en Murcia 1.640 euros, al gozar de la bonificación del 99 por ciento Gobierno regional, en Andalucía no se pagaría nada y en el caso de Castilla y León, la cantidad también superaría los 80.000 euros. Ocurre lo mismo con la donación.

En el caso del impuesto sobre transmisiones patrimoniales, advierten que su supresión o sustitución no es fácil, pero tiene capacidad recaudatoria. Y con el IRPF, se ha propuesto, según recoge el estudio, una mayor capacidad autonómica para modificar el tipo de gravamen aplicable a la renta del ahorro, además de los mínimos personales y familiares, así como autorizar a las comunidades a que establezcan deducciones empresariales.

También merece un apartado los tributos propios, que padecen una "elevada litigiosidad" y cada autonomía lo regula como considera, sin un patrón previo, además de que "en ocasiones es compleja su recaudación y no hay una forma aceptada por España que sirva para dar cauce a la normativa de este tipo de tributos".

Los tributos propios, que son fundamentalmente los medioambientales en el caso de Murcia, "tienen en general los mismos problemas que otras comunidades, que son difíciles de controlar y recaudar en la mayoría de las ocasiones y su capacidad recaudatoria es regular".

A lo que se une el hecho de que en España no hay ley marco que diga a las comunidades, por ejemplo, cómo regular el impuesto sobre emisión de gases a la atmósfera. "No sería malo que España se juntara y dijéramos cuáles son las pautas generales en las que se deberían de mover las comunidades en los tributos propios, pero no creo que eso vaya a pasar", ha dicho Colao.

En el apartado de conclusiones, recoge el estudio la necesidad de "planificar la situación actual y proceder a su reformulación, siendo interesante una armonización normativa de esos tributos".

En el caso de la Comunidad de Murcia, considera que "deberían de ser reformulados, especialmente aquellos que obtienen una escasa recaudación y se podría plantear alternativas de mayor recaudación y gestión más simple que han mostrado cierta potencia recaudatoria en otras autonomías".

El presidente del CES, José Antonio Cobacho, ha asegurado que las conclusiones del estudio se llevarán al presidente del Ejecutivo murciano, Fernando López Miras, y los miembros del Consejo de Gobierno.

Consulta aquí más noticias de Murcia.