Ante esta situación, el departamento de Servicios Sociales está estudiando las diferentes alternativas para poner en marcha plazas de manera excepcional, hasta que el volumen de llegadas de menores extranjeros no acompañados se normalice.

Mientras tanto, los servicios sociales forales siguen atendiendo a los menores extranjeros no acompañados llegados al territorio, al tiempo que ha incrementado el personal del centro residencial Bideberria para poder seguir atendiendo a estos jóvenes, según ha informado la Diputación alavesa.

El pasado 5 de septiembre, la dirección del Instituto Foral de Bienestar Social se reunió con el personal del centro, al que informó de su decisión de habilitar nuevas plazas de forma provisional para aliviar la ocupación de Bideberria.

El diputado general de Álava, Ramiro González, ha reclamado recientemente que el Gobierno español y las comunidades autónomas sigan trabajando para garantizar un reparto "equilibrado" en la acogida de los menores extranjeros no acompañados en función de la capacidad de cada autonomía.

También ha destacado que Álava y Euskadi son algunos de los territorios que albergan un mayor porcentaje de estos menores, mientras en otras comunidades la acogida es "nula o escasa".

Consulta aquí más noticias de Álava.