Hostelería y Turismo de Asturias (Otea) ha informado en nota de prensa de que para este cambio se sigue el mismo criterio que plantean los propios técnicos municipales para otras calles de evacuación o con anchos menores.

Para la propuesta han tenido en cuenta la existencia de un andamio en la propia calle Altamirano en su conexión con la Plaza de Riego de un edificio en reconstrucción y garantizando que nunca queda menos de los 5,45 metros de ancho de paso en la situación más desfavorable.

Los establecimientos recibieron este martes la notificación en la que se comunicaba esta medida y que compromete la colocación de la barra. El hecho de que nunca antes se contemplara esta calle como evacuación y la cercanía del inicio de las fiestas, hace que estos establecimientos ya hayan realizado los pedidos de productos y materiales para su actividad durante las fiestas.

A pesar de ello, los establecimientos "están seguros" de que la modificación técnica que proponen resuelve el problema y permite sacar las barras sin comprometer la seguridad del recinto, según Otea.

Consulta aquí más noticias de Asturias.