Los agentes detectaron en la tarde del martes en la carretera de Santovenia de la capital, donde observaron a simple vista dificultades en la conducción por parte de este camionero, por lo que solicitaron la presencia de un equipo de medición.

En las pruebas correspondientes, el conductor de la hormigonera arrojó unas tasas de 0,40 y 0,27 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, más del doble de lo permitido en la primera y casi el doble en la segunda, pues el límite para profesionales es de 0,15.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.