La Asociación Navarra de Víctimas del Terrorismo de ETA (Anvite) ha exigido este martes que se impida el homenaje al miembro de la banda terrorista Mikel Castillo, organizado por los 'okupas' del Palacio del Marqués de Rozalejo. Para las víctimas navarras, "la celebración de estos actos es una barbaridad, una vergüenza y una humillación insoportable".

En este sentido, han criticado, en un comunicado, que "las instituciones navarras se ponen de perfil y se echan la pelota unos a otros, pese a que en estos días se están sucediendo comunicados y acuerdos de la mayor parte de las formaciones políticas navarras en contra de la organización y difusión de este tipo de actos".

Anvite ha señalado que tiene "la sensación de que algunos tapan su inacción y lavan sus conciencias con notas de prensa y con la adopción de acuerdos mostrando su repulsa, sin que ninguna administración tome las medidas necesarias para impedir este acto".Por eso, ha afirmado que "estamos cansados de postureo, de frases bonitas y de pocos compromisos reales, por lo que pedimos que se impida de la manera que sea la realización de cualquier acto de apoyo a etarras".

Según ha añadido, "más allá de que estos actos se vayan a celebrar en un edificio ocupado ilegalmente, suponen una apología del terrorismo y deben impedirse".

La asociación ha pedido también al Gobierno de Navarra "claridad en sus acciones y en sus mensajes sobre el terrorismo de ETA". Y ha indicado que ya criticaron "al Gobierno de Navarra cuando en febrero de 2017 realizó un acto oficial de reconocimiento y reparación a 'las víctimas por actos de motivación política' al que invitó a familiares de miembros de ETA, entre ellos a los de la familia de Mikel Castillo, e incluso fueron protagonistas en la lectura del manifiesto".

"Nuestra asociación ha denunciado también en diversas ocasiones la utilización torticera por parte del gobierno de Barkos del lenguaje con las expresiones 'todas las víctimas' y 'todas las violencias', igualando la violencia de ETA, banda terrorista que ha dejado casi 900 muertos, con otras muertes que poco o nada tienen que ver", ha explicado Anvite.

Así, ha insistido en que "este tipo de conductas ambiguas con respecto al terrorismo de ETA no pueden tener cabida en nuestra sociedad" y ha hecho un llamamiento "para que las administraciones asuman sus responsabilidades e impidan de la manera que sea todo tipo de homenaje y exaltación a ETA y a sus miembros".

Por último, la asociación de víctimas ha recordado que "a Mikel Castillo se le atribuye la muerte de María Cruz Yoldi, una mujer pamplonesa, madre de familia asesinada vilmente cuando trabaja como repartidora de periódicos". En este ha asegurado que "ella debe ser la merecedora de los actos de memoria, justicia y reparación y no su asesino".

Consulta aquí más noticias de Navarra.