Imagen del rescate.
Imagen del rescate. GUARDIA CIVIL PALENCIA.

Según fuentes del Instituto Armado, los hechos sucedieron el pasado 31 de agosto, cuando sobre las 18.00 horas una persona en "evidente estado de nerviosismo" se acercó a los exteriores del Acuartelamiento de la Guardia Civil de Saldaña para solicitar ayuda porque un menor se había quedado enganchado en las ramas de un árbol en la zona de mayor corriente y donde más cubría del río Carrión, en las inmediaciones del puente que da acceso al polígono industrial de la localidad.

El agente que se encontraba en esos momentos hablando con el jefe de Bomberos de esa localidad se trasladó junto a este último al lugar de los hechos, y una vez allí ambos se lanzaron al agua sin dudarlo, consiguiendo agarrarse a las ramas del árbol. En ese momento ya se encontraba en el interior del río otra persona intentando mantener a flote al menor, algo que fu imposible al ser solo una persona y por la fuerza de la corriente.

Así, tras un primera y rápida verificación del estado de salud del menor, que presentaba grave riesgo de ahogamiento y signos de hipotermia, intentaron por la fuerza separar al menor de las ramas. Pero fue imposible porque el bañador del menor se encontraba amarrado a modo de torniquete en una de las ramas y le aprisionaba la pierna.

Por ello, y mientras la primera persona sujetaba al menor para que no se le hundiera la cabeza en el agua, los otros dos, provistos de una navaja e introduciéndose debajo del agua en varias ocasiones, consiguieron cortar completamente el bañador y liberar al menor de la sujeción que le mantenía dentro del agua y sacarle a la orilla del río.

Una vez en el exterior y debido, tanto al periodo de tiempo que el menor permaneció con su cuerpo sumergido en el interior de las aguas como al cansancio y la tensión acumulada por la situación, se comprobó que presentaba un fuerte estado de hipotermia, por lo que fue derivado al Servicio de Urgencia del Centro de Salud de Saldaña, donde tras aplicarle los cuidados médicos necesarios se consiguió recuperar su temperatura corporal que se encontraba muy por debajo de lo normal.

Posteriormente, el menor fue trasladado a su domicilio por sus padres, quienes fueron avisados por la Guardia Civil de lo sucedido.

Consulta aquí más noticias de Palencia.