El aumento de las matrículas en catalán constrasta con el descenso generalizado en las Escuelas Oficiales de Idiomas, que perdieron un 4,5% de su alumnado en el curso 2016-2017, bajando el número de matrículas a 433.982 en el conjunto de España. El curso anterior se contaban 454.642 alumnos en todo el país, y en el curso 2013-2014 había 504.239 personas matriculadas en las Escuelas Oficiales de Idiomas.

A pesar de multiplicar por cuatro su número de alumnos, el catalán no es la lengua cooficial más estudiada en España, sino el euskera, con 8.146 personas matriculadas en las Escuelas Oficiales de Idiomas en el curso 2016-2017. Por detrás del catalán se sitúa el valenciano, con 1.781 alumnos, y el gallego, con 578.

Los datos del Ministerio de Educación y Formación Profesional consultados por Europa Press no desgranan el número de alumnos de cada idioma por comunidad autónoma, aunque en la Comunidad de Madrid hubo 103 personas matriculadas en catalán ese curso en el centro Jesús Maestro.

En la capital, más allá de la Escuela Oficial de Idiomas, el catalán se puede estudiar oficialmente en Blanquerna, la sede de la Delegación del Gobierno de la Generalitat de Cataluña, y en Cercle Català de Madrid. Entre los dos centros suman 350 alumnos por curso, más otros 100 en el intensivo que se imparte en verano.

El 75% de los alumnos de catalán en Blanquerna son castellanohablantes. "Dentro de ese perfil, tenemos a personas que por motivos personales, o de pareja, quiene aprender. También gente que quiere trasladarse a vivir a Cataluña, Baleares o Valencia, o que se matricula porque prepara unas oposiciones", explica a Europa Press el coordinador del aula de catalá de Blanquerna, Xavier Basora Rovira.

El 25% restante son catalanes residentes en Madrid, entre ellos jubilados que deciden "aprender correctamente" el catalán o estudiantes universitarios que aprovechan su estancia en la ciudad para conseguir los certificados de nivel que otorga la Fundació Ramon Llull.