Mosso y perro en una operación en Barcelona.
Mosso y perro en una operación en Barcelona. EUROPA PRESS - Archivo

El juzgado de instrucción número 2 de L'Hospitalet de Llobregat investiga a un agente de los Mossos d'Esquadra por haber provocado la pérdida total de visión de un ojo a un hombre que se encontraba en una nave okupada de la ciudad.

Los hechos tuvieron lugar a finales de mayo, cuando dos agentes del Grupo de Delincuencia Urbana acudieron de noche al inmueble porque la propietaria denunció la usurpación y un posible robo.

Cuando uno de los okupas abrieron al puerta a raíz de la presencia policial, uno de los agentes extendió la porra y le dio un golpe en el ojo izquierdo, según relata la víctima. que fue detenida junto a otro hombre que vivía en la nave.

Los dos están acusados de usurpación de bienes y por haber intentado agredir a los mossos con una barra de hierro, hecho que niegan rotundamente porque la estrecha apertura de la puerta dicen que hacía imposible poder extraer ningún elemento punzante al exterior.

Según ha relatado la víctima, Ramon Gómez, la noche de los hechos se encontraba en la nave del número 113 de la calle Miquel Romeu con otro compañero cuando escucharon diversos golpes en la puerta para entrar. Desconociendo si se trataba de la policía o de miembros de alguna empresa ilegal de desalojos, Gómez se acercó a abrir ligeramente la puerta y observó a dos agentes de los mossos vestidos de paisano.

"Sin decirme nada, me pincharon con la porra extensible en el ojo", denuncia.

Asegura que solo abrió la puerta cuatro centímetros cuando recibió el impacto en la cara. "Nos pegaron una paliza", explica la víctima, recordando que tuvo que ser atendido en el CAP más cercano y posteriormente le trasladaron al servicio de urgencias oftalmológicas del hospital, donde estuvo ingresado mientras continuaba detenido por los mossos.

Según su abogado, David Aranda, el informe médico corrobora que la lesión es compatible con un golpe de porra.

Versiones cruzadas

Este lunes, Aranda también ha detallado la versión de la policía, que contradice el relato de la víctima. Según los agentes, se personaron en la nave porque la propietaria había denunciado la presencia de okupas y un posible robo, lo que Gómez niega, recordando que él utilizaba el local para dormir porque hacía un mes que se había quedado sin trabajo y casa.

Después de llamar a la puerta para entrar, los mossos relatan que Ramon Gómez abrió la puerta e intentó atacarlos con una barra de hierro para evitar que accediesen al interior, señalando que la víctima se habría autolesionado con esa misma barra: "Se trata de una puerta que se abre hacia el interior, en un pasillo muy pequeño", ha asegurado el abogado, tachando los argumentos policiales "de excusa". 

Al mismo tiempo, el letrado ha apuntado que el agente investigado por haber provocado la lesión ocular explicó que había utilizado la porra poniéndola a la altura de la cintura con el objetivo de evitar que la puerta se cierre de nuevo.

Unos argumentos, no obstante, que el abogado cuestiona: "A la altura de la cintura tú no revientas un ojo, y si tú pones una defensa extensible para evitar que se cierre una puerta, no lo haces con tanta fuerza", ha explicado.

La víctima ha hecho público el caso este lunes en una rueda de prensa ante los juzgados de L'Hospitalet poco rato antes de la declaración del agente de los mossos 9088, citado como investigado por las lesiones provocadas.

Del mismo modo, esta mañana la juez también ha citado como testigos al agente que acompañaba al investigado el día de los hechos, a aotros tres agentes que intervinieron posteriormente y a un familiar de los propietarios del inmueble desalojado.

La misma magistrada investiga en una sola causa las denuncias cruzadas entre los mossos y la víctima.

"Valentía" para resolver la investigación

Desde el centro para la defensa de los derechos humanos IRÍDIA se ha anunciado este lunes que se personarán en la investigación como acusación popular, "porque estamos ante un caso muy grave". Desde la entidad han asegurado que el caso de Ramon Gómez "demuestra que hay agentes de los mossos que no respetan la legalidad a la hora de hacer un desalojo", destacando que el agente investigado ya fue denunciado por una actuación improcedente en 2016.

En este sentido, IRÍDIA ha apuntado que reclamará que el agente sea suspendido de sueldo y trabajo.

Por su parte, el abogado David Aranda ha reclamado al Departament d'Interior que actúe con "valentía" para investigar el caso de Ramon Gómez. Una valentía que también ha pedido al Síndic de Greuges, a quien ya han trasladado toda la información" y a la juez que instruye la investigación.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.