Patxi Sanz, delegado de CGT en VW-Navarra, ha afirmado que la compañía es "la única responsable de esta situación y además tiene recursos propios con los que afrontarla". "Ni la plantilla de VW Navarra, ni de las subcontratas ni la ciudadanía en general somos responsables de este desaguisado. Es Volkswagen quién tiene que asumir sus responsabilidades y no cargar a las arcas públicas el coste de su nefasta gestión empresarial, claro y descarado ejemplo de cómo logran privatizar los beneficios y socializar las pérdidas", ha criticado.

El delegado de CGT ha asegurado que "tras el llamado diesel-gate y el cambio de tendencia en la venta de motores, Volkswagen no solo no puso los medios para adaptarse sino que siguió apostando por el diesel ya que los beneficios eran mayores".

Según ha añadido, "en el Estado español sólo VW y su filial Seat tienen problemas de homologación en tiempo y forma". "Los motores más afectados por esta homologación son los motores del Polo y del Ibiza ya que el Consorcio ha priorizado los motores de los vehículos más rentables como el Golf o el Passat", ha asegurado.

Así, CGT considera que el ERTE es "totalmente rechazable por el incumplimiento de la empresa con sus obligaciones". "Recordemos que desde la reforma laboral de 2012, los ERTE solo pueden ser frenados por la Administración en caso de dolo, fraude, coacción o abuso de poder. En CGT lo consideramos un fraude y por lo tanto la Administración no puede ni debe permitirlo", ha indicado.

Consulta aquí más noticias de Navarra.