Junqueras llega a la Audiencia Nacional para declarar por rebelión
Junqueras llega a la Audiencia Nacional en una imagen de archivo. EUROPA PRESS - Archivo

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha asegurado que no ve "atajos" para la independencia sin un referéndum acordado con el Estado, y ha remarcado que es el escenario que ha defendido siempre y el que le hubiera gustado el 1-O.

En una entrevista este lunes de TV3, ha afirmado que "quien no quiso sentarse en la mesa a hablar no fue la parte catalana. Fue el Ejecutivo de (Mariano) Rajoy".

Ha señalado que conseguir un referéndum pactado depende de la fortaleza democrática y que ésta "se cuenta con votos y con la complicidad de una sociedad vital, organizada, en la que los agentes sociales y económicos estén implicados y sean partícipes".

En un momento en el que "cada vez es más obvio que solo hay un camino", ha opinado que al independentismo le hace falta "verbalizar" una estrategia común.

"Para avanzar, hay que tener el coraje de hablar claro y admitir dónde estamos y no dónde nos gustaría estar. Y a partir de aquí construir de nuevo aprendiendo de los errores cometidos", ha añadido.

Junqueras ha señalado que una de las "debilidades" del soberanismo ha sido no aglutinar a más parte de la sociedad catalana y ha hecho hincapié en que hay que hacer "un esfuerzo de inclusividad", pues el independentismo debe "seducir para ganar".

El dirigente republicano cree que en el futuro todo dependerá de "nuestra fortaleza democrática, y ésta se cuenta con votos y con la complicidad de una sociedad vital, organizada, en la que los agentes sociales y económicos estén implicados y sean partícipes", pues "contra más fuertes seamos, más difícil será parar la democracia".

Junqueras ha subrayado que no ve "ningún beneficio" en anticipar elecciones porque Cataluña "necesita estabilidad y unas instituciones fuertes" y, a partir de ahí, ha apostado por "construir una mayoría social más amplia que nos dé más fuerza para conseguir un estado independiente".

Ha indicado que el paso del Gobierno de Pedro Sánchez para dialogar "es, a priori, un indicador de un cambio de voluntad, pero tiene que ser sincero y tener concreciones", pues si no va más allá "será una fachada y gestos vacíos".

Junqueras ha denunciado que no ha tenido "una instrucción justa ni tendrá un juicio justo" porque es un "juicio político y relleno de irregularidades y excesos".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.