Palacio Municipal de Huesca.
Palacio Municipal de Huesca. PAR-HUESCA

En una nota de prensa, PAR-Huesca se ha referido a la polémica surgida en el Consistorio por la ocultación o no por parte del equipo de gobierno de una denuncia por una supuesta agresión sexual a una joven durante las fiestas de San Lorenzo, que se celebraron entre el 9 y el 15 de agosto.

El PAR ha argumentado que "el Ayuntamiento ha dejado totalmente de lado las verdaderas prioridades", que los aragonesistas oscenses establecen en un doble plano: "la lucha y prevención frente a las agresiones sexuales y la tarea por el interés general de los oscenses en la institución municipal".

En el primer aspecto, el comité del Partido Aragonés considera que "debe anteponerse el apoyo a las víctimas junto con la labor de concienciación y la unidad social y de las administraciones en el combate a las agresiones y los agresores contra la mujer". Sin embargo, estas cuestiones esenciales "han caído en un segundo plano y el mensaje transmitido a la sociedad ha sido postergarlas y, en su lugar, provocar confusión y anteponer una lamentable pugna partidista", han añadido.

PAR-Huesca ha entendido que, aparte de confiar en "una correspondiente y rápida actuación judicial, policial y de amparo a las víctimas", "existen serios indicios de una mala gestión de la información sobre los hechos y denuncias del 9 de agosto, por lo que se debe aclarar por completo lo sucedido.

En ese sentido, "hay que exigir la máxima colaboración y eficacia en la comisión municipal de investigación prevista para que alcance conclusiones rotundas y, en caso de confirmarse esas deficiencias, tienen que asumirse todas las responsabilidades evidentemente".

Por otro lado, en el ámbito político, el comité del Partido Aragonés ha señalado que "en vez de los intereses de los oscenses y el trabajo que es cometido del ayuntamiento, se ha atendido a la reputación individual y al cálculo electoral".

"Junto a la crispación generada, se ha llegado ahora a una esperada ruptura del tripartito cuando ya había antes motivos para esta decisión por las evidentes muestras de deslealtad en el gobierno municipal tricéfalo y el fracaso de las políticas en distintas áreas. En este momento, se resuelve apresuradamente con nombramientos cuestionables y en clave de partidos", han apostillado desde la formación regionalista.

"DESCRÉDITO"

Desde el PAR han indicado que "los efectos de esta situación y determinaciones son el descrédito, la inestabilidad, el debilitamiento de la institución y de los instituidos, y el definitivo agotamiento del mandato, que conduce a un inexorable balance final de cuatro años perdidos".

Por ello, finalmente el Partido Aragonés ha reclamado "sensatez que sirva para avanzar en el propósito común contra la auténtica lacra que son las agresiones sexuales y para evitar, mediante diálogo y acuerdos, que se paralice por completo el ayuntamiento y se deteriore más aún la confianza de los oscenses en su primera institución".

Consulta aquí más noticias de Huesca.