Tres personas han muerto y nueve más han resultado heridas en un tiroteo ocurrido este domingo durante un torneo de videojuegos en un centro comercial de Jacksonville, en el estado norteamericano de Florida. El tirador ha sido abatido y sería uno de los fallecidos. El torneo estaba siendo emitido en streaming y hay un vídeo del momento de los disparos, donde se escuchan las detonaciones.

En conferencia del prensa, el alguacil de la ciudad floridiana, Mike Williams, indicó que el sospechoso, David Katz, de 24 años y procedente de Baltimore, en el estado de Maryland, se suicidó tras el ataque.

El oficial indicó que nueve personas fueron trasladadas en ambulancia a centros médicos cercanos y otras dos lo hicieron por sus propios medios, y que su estado es estable.

Nueve de las personas heridas recibieron impactos de bala, explicó.

Williams indicó que el sospechoso, que participaba en este torneo del vieojuego de fútbol americano Madden, utilizó "al menos" una pistola y que todavía siguen investigando los posibles motivos del crimen.

El tiroteo ha ocurrido en el centro comercial The Landing, en una sala de juegos. El UF Health Hospital ha confirmado el ingreso de seis víctimas, cinco de las cuales están hospitalizadas con pronóstico estable y una más con pronóstico grave. El Memorial Hospital de Jacksonville ha confirmado tres ingresos, todos ellos con pronóstico estable.

Así ocurrió

Las primeras informaciones apuntaban a que el tiroteo comenzó en una sala de juegos, GLHFGameBar, donde se celebraba una competición oficial del videojuego de simulación de fútbol americano Madden 19. En la retransmisión del evento a través de Twitch se pueden escuchar los disparos, aunque no hay transmisión de imagen.

Según CBS, 150 personas, entre jugadores y público, estaban presentes en el torneo, de dos días de duración. Los ganadores obtenían el derecho de participar en la final, en Las Vegas.

Medios locales informan de que el tirador sería uno de los participantes que habría iniciado la agresión después de perder la partida, extremo que por el momento no ha podido ser confirmado.

El viernes pasado un joven de 19 años murió tiroteado frente al Instituto Raines de Jacksonville y ya han comenzado a surgir voces a favor de un mayor control de las armas de fuego.

El último tiroteo con múltiples víctimas mortales en el estado de Florida se produjo el 14 de febrero pasado, cuando un exalumno de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, al sur del estado, mató a 14 estudiantes y 3 profesores, además de dejar una veintena de heridos.