Vista interior del local durante las obras
Vista interior del local durante las obras GOBIERNO DE NAVARRA

"Se trata de una innovadora actuación urbanística que abre la puerta a ampliar la oferta de vivienda pública en régimen de arrendamiento dentro de la ciudad consolidada y a dar respuesta a necesidades especiales en la demanda de alquiler, de acuerdo con el principio de accesibilidad universal", ha destacado el Ejecutivo foral en un comunicado.

El Gobierno ha resaltado que este tipo de intervención "contribuirá a dar salida a aquellos locales comerciales que han quedado vacíos o en desuso por falta de actividad económica en barrios históricos, a dinamizar su tejido urbano y a aumentar la densidad en estos enclaves como factor de regeneración y recuperación de determinadas zonas en la ciudad consolidada".

La actuación que Nasuvinsa ha ultimado este martes en la bajera de un edificio de su propiedad ubicado en el número 14 del Paseo de los Enamorados de la Rochapea y que replicará inmediatamente en otros dos locales de planta baja en la calle Joaquín Beunza del mismo barrio, cuyos proyectos arquitectónicos ya están finalizados y las obras comienzan ya este mes de septiembre, servirá de modelo para posibles intervenciones similares que la sociedad pública de vivienda ha previsto acometer en otros distritos de Pamplona o su Comarca u otras localidades navarras en el entorno rural.

El vicepresidente Miguel Laparra ha estado acompañado en la visita por el director gerente de Nasuvinsa, José Mª Aierdi, y de los arquitectos que han desarrollado el proyecto. Ha destacado esta actuación "como un primer paso en una interesante línea de trabajo que abrimos para dar respuesta a la demanda de alquiler de determinados colectivos que requieren una mayor accesibilidad en la oferta de vivienda pública".

Nasuvinsa ya ha incorporado criterios de accesibilidad universal y edificabilidad sostenible en sus nuevas promociones del vigente Plan de Vivienda de Alquiler -cuyas primeras obras se iniciaron en marzo-, aunque no así el anterior parque de vivienda pública, en el que la sociedad pública está acometiendo importantes actuaciones de rehabilitación. "Y es importante actuar no sólo en la nueva construcción, sino que la ciudad crezca también hacia dentro y volvamos la mirada a la recuperación de nuestros barrios para dar respuesta a las necesidades sociales en materia de vivienda", ha añadido Miguel Laparra.

Concretamente, tanto la vivienda adaptada que se ha presentado este martes, dotada con tres dormitorios y terraza interior en una superficie de 137 metros cuadrados construidos y 107 útiles -enclavada en la planta baja de un edificio que alberga una promoción de Nasuvinsa con 15 pisos de alquiler joven y cuya adaptación ha tenido un coste de construcción de 126.000 euros-, como las otras dos proyectadas en la calle Joaquín Beunza, irán destinadas a acoger como inquilinos a familias numerosas de diversidad funcional o de movilidad reducida en el caso de alguno de sus miembros.

CRITERIOS ENERPHIT DE VIVIENDA PASIVA

Asimismo, el local del Paseo de los Enamorados adaptado a vivienda, ejecutado por la empresa constructora Belate Servicios, ofrece la particularidad de que ha incorporado varias soluciones innovadoras en materia de edificación sostenible y eficiencia energética, basadas en los criterios Enerphit, el estándar que el Instituto Passivhaus dispone para la rehabilitación de vivienda.

El inmueble es energéticamente independiente del resto del edificio e incorpora en su estructura, además de una envolvente térmica, un sistema de ventilación mecánica de doble flujo con recuperación de calor y técnicas de aerotermia para la producción de calor a través de un sistema de suelo radiante. Esto permite que la vivienda tenga altas prestaciones en eficiencia energética.

Dentro de los sistemas de vivienda pasiva, también se ha trabajado especialmente la hermeticidad del inmueble para cerrar el paso a filtraciones de aire y ha utilizado carpinterías de alta eficiencia energética, según ha explicado el técnico especialista de Nasuvinsa David Chocarro durante la visita que ha realizado este martes el vicepresidente Miguel Laparra, en la que también han participado profesionales del estudio Martínez Oroquieta Arquitectos, adjudicatarios del proyecto.

Una reciente modificación de la normativa de usos en el Plan Municipal del Ayuntamiento de Pamplona abrió la puerta en la capital navarra a compatibilizar usos en los bajos de los edificios y a la posibilidad de reconvertir bajeras en viviendas en aquellas zonas de la ciudad con escasa actividad comercial. Aunque no han proliferado los propietarios que hayan solicitado permiso para esta reconversión, Nasuvinsa se ha propuesto explorar esta vía en sus promociones como fórmula para ampliar la oferta de alquiler social en "viviendas totalmente accesibles y muy versátiles en su tipología para atender distintas necesidades especiales".

Consulta aquí más noticias de Navarra.