La actriz Marisa Porcel, que se hizo popular por su papel de Pepa en la serie televisiva Escenas de matrimonio, ha fallecido este miércoles, a los 74 años, según informa el portal MadridEsTeatro en su cuenta de Twitter.

"Nos ha dejado Maisa Porcel... una de esas actrices de "carácter" que echaremos de Menos.... DEP", es el texto que MadridEsTeatro ha insertado en la red social para comunicar el fallecimiento de la veterana intérprete.

Marisa Porcel encarnaba en la serie humorística Escenas de matrimonio a Pepa, una esposa peculiar que reflejaba el matrimonio tradicional español, junto al actor Pepe Ruiz, que hacía el papel de marido, Avelino.

Aquella serie que emitió Telecinco entre 2007 y 2009 lanzó tardíamente a la fama a esta actriz que a lo largo de su vida artística trabajó en la televisión, el teatro y en el cine.

Hija de intérpretes (Pedro Porcel y Asunción Montijano), ella comenzó su carrera en los años 60, siendo de esta época otra de sus apariciones más recordadas: su papel de Elsa en el capítulo El doble de la célebre serie de RTVE Historias para no dormir, de Chicho Ibáñez Serrador. También participó en el episodio La casa de la susodicha serie en 1968.

Durante su vida compaginó siempre todas las ramas de la interpretación. En teatro, se especializó en el género de las revistas que tanto popularizó Lina Morgan como en La Gran Vía, Anselmo B o Anda mi madre.

También se ganó el aplauso del público por sus musicales (Ven a disfrutar, La gran gozada) y parabienes por sus incursiones dramáticas como en La muerte de Dantón y, sobre todo, en comedia: La tetera, La vida privada de mamá o Bajarse al moro.

En la gran pantalla, es inolvidable su secuencia en ¿Quién puede matar a un niño?, así como sus roles en Habla, mudita, La prima Angélica, Un hombre llamado Flor de Otoño, Ana y los lobos o El bosque animado.

Por último, en televisión, amén de las Matrimoniadas, también es recordada por los quienes vieron a fines de los años 70 Cañas y barro y por los fans de Aquí no hay quien viva, que la recordarán como Esperanza, una monja borracha que apareció en las dos últimas temporadas de la serie.