Playa de As Catedrais
Playa de As Catedrais EUROPA PRESS

La playa de As Catedrais, un relevante reclamo turístico de la comunidad gallega, ha sido visitada en el mes de julio por unas 79.950 personas. Es decir, de media, cada día accedieron a ella 2.600 visitantes.

Este dato, proporcionado a Europa Press por la Consellería de Medio Ambiente, es una cifra inferior a la del año pasado, cuando se superaron las 100.000 visitas a este reconocido 'monumento natural', compuesto por cuevas de gran altura que recuerdan a catedrales.

Con todo, la consellería prevé que la afluencia en el mes de agosto sea mayor, según la tendencia que observa durante los primeros diez días del mes, cuando se han registrado un total de 39.548 visitas.

Y es que varios días de agosto, entre el 6 y el 9, el cupo de autorizaciones que expide la Xunta -un máximo de 4.812 por día- se ha agotado.

Esta es una evolución al alza que se está repitiendo esta semana, ya que entre el 13 y el 16 de agosto también se alcanzó el tope, según la página web de la playa habilitada por la Xunta.

Los técnicos de la Administración autonómica estiman que el menor número de visitantes en julio en comparación con el mismo periodo del año pasado se debe a las "adversas condiciones meteorológicas" en 2018. Mientras, este mes de agosto apuntan que la tendencia "sigue el mismo patrón" que el de 2017, con más afluencia.

GRAN AFLUENCIA

Medio Ambiente es la encargada de regular el acceso durante dos periodos concretos -Semana Santa y de julio a septiembre-, cuando el número máximo de personas que pueden acceder al arenal en el momento de bajamar es de 4.812 al día.

Este cupo fue establecido en el plan de conservación de la playa de As Catedrais de 2015, tras "un exhaustivo informe de expertos", según defienden fuentes del departamento encargado de dicho control.

La muerte en marzo de una joven de 25 años al caerle una piedra en la cabeza cuando estaba en el interior de una de las cuevas provocó algunas críticas. Por ejemplo, el catedrático de Geografía Física de la USC, Augusto Pérez Alberti, argumentó en ese momento que el número máximo de visitantes es "excesivo" y calculó que "hasta 800 serían muchos".

As Catedrais, reconocida por la revista 'National Geographic' como una de las mejores playas de Europa, es un paraje natural que está en constante cambio, debido al efecto de la erosión marina sobre sus acantilados de pizarra y esquito que dan forma a las cuevas que durante la bajamar pueden ser visitadas.

Dicha erosión, junto a la presión humana, produce que los acantilados de As Catedrais sean "inestables" y el riesgo para los visitantes "recae en el posible desprendimiento de materiales rocosos desde el taul", según apunta el informe geológico de septiembre de 2017 elaborado por el investigador José Ramón Vidal Romaní a petición de la consellería.

ÚNICO CAMBIO: REFUERZO DE CARTELERÍA

Tras este accidente, en abril, el departamento realizó cambios en la cartelería. La modificación se basó en un refuerzo de los carteles ya existentes, en los que se recuerdan los riesgos que supone acceder a determinadas zonas y se reitera la prohibición de circular fuera de las áreas autorizadas.

En concreto, la nueva cartelería instalada consiste en tres planos informativos, con información sobre advertencias, riesgos, recomendaciones y prohibiciones; ocho de prohibición de circular fuera de los itinerarios -caminos no habilitados-; y dos direccionales, con flechas para indicar el sentido del camino.

De este modo, el servicio de vigilancia de control de accesos, dependiente del departamento autonómico, sigue siendo el mismo. Un operativo de 12 personas está presente durante el periodo de limitación de visitantes y está compuesto por cuatro educadores ambientales, cuatro controladores de aparcamientos y cuatro personas de control de acceso al arenal.

Adicionalmente, hay tres voluntarios pertenecientes a un programa europeo de voluntariado ambiental que realizan labores de información, y siempre hay un agente medioambiental en la playa que vela por el cumplimiento de las normas.

"AUTORRESPONSABILIDAD" DEL VISITANTE

Aunque las administraciones implicadas en este caso -Consellería de Medio Ambiente, Costas y Ayuntamiento de Ribadeo- "tienen una responsabilidad a la hora de advertir de los riesgos y de la necesidad de extremar las precauciones", los visitantes tienen una parte de "autorresponsabilidad" que "aceptan explícitamente" al solicitar la autorización para viajar As Catedrais, subrayan fuentes de la Xunta.

En la propia autorización, detalla los riesgos que entraña la visita a la zona natural y advierte al final del documento de que "el riesgo debe ser asumido por el visitante bajo su responsabilidad".

Asimismo, la consellería incide en que su administración ostenta "única y exclusivamente competencias en materia de protección y conservación del monumento natural desde el punto de vista ambiental", por lo que el objetivo de su gestión es la "preservación del espacio y la conservación de los valores que motivaron su declaración como monumento natural".

Por otro lado, el Gobierno estatal ejerce a través de la Demarcación de Costas de Galicia sus competencias de protección del litoral, por ser un lugar de dominio público marítimo-terrestre.

Mientras, el Ayuntamiento de Ribadeo es la entidad encargada de la seguridad de las personas que visitan el arenal. La alcaldía tiene un servicio de socorrismo, formado por cuatro miembros que vigilan durante los periodos de bajamar, técnicos sanitarios, una gestión de daños y un puesto de información.

NUEVO INFORME EN OCTUBRE

En total, las cifras de visitas de este mes de agosto muestran que la tendencia es parecida al año pasado, previo al accidente, después del cual la Xunta ha encargado un segundo informe de evaluación previsto para octubre de este año para el plan de conservación.

Antes de la aplicación del plan en 2016, la afluencia de visitas no estaba controlada y, por ejemplo, en agosto de 2014, el Ayuntamiento de Ribadeo llegó a registrar unas 270.000 visitas, lo que suponía una media de 8.700 personas al día, el doble de las permitidas actualmente durante los periodos regulados.

Así, la playa de Augas Santas, que se rebautizó como As Catedrais, un monumento natural que durante la bajamar muestra las formaciones de arcos y grutas, se ha convertido en los últimos años en un atractivo turístico en Galicia.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.