Según han informado fuentes policiales, los hechos tuvieron a última hora de la tarde del martes, cuando un testigo alertó al 092 de que un taxista en estado de embriaguez, cuando circulaba por la Avenida de Cesáreo González, se había salido de la vía y había impactado contra varios coches aparcados.

Una vez en el lugar, los agentes comprobaron que el causante del siniestro era un taxista, que había causado daños en cuatro coches estacionados. Cuando se le requirió para que se sometiese a la prueba de alcoholemia, el conductor insultó a los policías y a los transeúntes, y llegó a encararse con uno de los agentes, al que intentó agredir.

Tras ser detenido, se le realizó el test de alcoholemia, que dio resultado positivo, por encima de la tasa máxima de alcohol permitida.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.