AGENTE DE LA POLICÍA LOCAL DE CASTELLÓN
AGENTE DE LA POLICÍA LOCAL DE CASTELLÓN POLICÍA LOCAL - Archivo

Los hechos se produjeron alrededor de la 1.30 de este miércoles, cuando una patrulla de la Policía Local de Castellón, que se encontraba en labores de vigilancia, detectó la presencia de un ciclomotor que circulaba a gran velocidad por la calle Herrero y cuyos dos ocupantes circulaban sin el casco de protección obligatorio, según ha informado el cuerpo policial en un comunicado.

Los policías procedieron a seguir al ciclomotor para darle el alto y así sancionar la infracción de tráfico. El conductor del ciclomotor, al detectar la presencia policial, hizo "caso omiso" a las señales luminosas del coche patrulla y emprendió la huida en dirección al centro de la ciudad.

El vehículo, al llegar al cruce de la calle Orfebre Santalinea con la Plaza País Valencià, con intención de eludir el seguimiento policial, se subió a la acera y circuló varias decenas de metros por la zona peatonal de la plaza poniendo en peligro a varios peatones que se encontraban allí.

El coche patrulla continuó con el seguimiento del ciclomotor sin perderlo de vista y los agentes observaron que, al llegar al final de la Plaza País Valencià, continuó circulando en sentido contrario a la circulación por la calle Trinidad.

En ese momento, por circunstancias que está estudiando la Unidad de Atestados de la Policía Local de Castellón, el conductor del ciclomotor perdió el control del vehículo y ambos ocupantes cayeron a la calzada. Los agentes rápidamente dieron alcance a estas dos personas y, después de comprobar que no habían resultado heridos por la caída, procedieron a identificarles y a comprobar la documentación del ciclomotor.

Mientras se realizaban las gestiones para averiguar la titularidad del vehículo, los policías detectaron que el conductor se encontraba bajo los efectos de las bebidas alcohólicas por lo que solicitaron la presencia de la Unidad de Atestados e Investigación de Accidentes para que el conductor fuese sometido a la prueba de alcoholemia y el conductor triplicó la tasa permitida.

NO TENÍA PERMISO DE CONDUCIR

Los agentes solicitaron al conductor su permiso de conducir y este alegó que no lo llevaba entre sus pertenencias, por lo que los policías comprobaron si tenía algún tipo de permiso de conducir en vigor y descubrieron que el conductor nunca había obtenido ningún carné.

Asimismo, otra patrulla de la Policía Local se acercó hasta el domicilio del propietario del ciclomotor, ya que los dos ocupantes no daban respuestas "coherentes" sobre el motivo por el cual circulaban con ese vehículo y por qué el sistema de encendido del ciclomotor estaba forzado.

Los agentes, al entrevistarse con el titular del vehículo, averiguaron que esa misma noche había comprobado que su ciclomotor había sido sustraído en el rabal universitario y que, por ese motivo, iba a presentar la correspondiente denuncia por el robo.

Los policías detuvieron entonces al conductor, de 26 años, y a su acompañante, de 31 años, por un hurto de uso de vehículo a motor, que se unen en el primer caso a los otros tres delitos.

Consulta aquí más noticias de Castellón.