En una rueda de prensa, el regidor ha recordado que el Gobierno gallego no construyó esa conducción de emergencia, pese a que estaba pactada, y por eso la ciudad debe estar preparada en caso de que haya un otoño seco.

Así, Caballero ha aseverado que, si se diera esta situación, Vigo "no va a tener ayuda de la Xunta", sino todo lo contrario, "el deseo de generar una crisis del agua".

El alcalde, que ha vuelto a reclamar que se modifique el caudal ecológico de la presa de Eiras, ha informado de que este embalse se encuentra al 93 por ciento de su capacidad, mientras que el volumen embalsado en Zamáns es del 85 por ciento.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.