Esta medida implica que, tanto la guardería como las cuadrillas forestales de esas comarcas, permanecen en alerta ante la posibilidad de que se produzcan incendios y facilitar así la detección e intervención temprana.

Además, se incorporan las cuadrillas adscritas en las comarcas 3 (Nansa), 7 (Besaya), 8 (Pas), 11 (Costera oriental) y 13 (Costera Occidental) como refuerzo del operativo que contarán con el ingeniero de guardia encargado de la coordinación y los encargados de la emisora central de la Dirección General.

En total se encargan del cuidado y vigilancia de la zona nueve guardas y siete cuadrillas forestales con tres autobombas, según informa en un comunicado de prensa el Gobierno de Cantabria.

La medida de precaución se extiende a la prohibición de todo tipo de quemas en todo el territorio de Cantabria que se mantendrá en función de las previsiones de la AEMET (Agencia Estatal de Meteorología).

El Gobierno de Cantabria hace un llamamiento a los ciudadanos para que eviten, mientras se mantenga esta alerta meteorológica, cualquier práctica de riesgo que pudiera generar un incendio, como prender hogueras o utilizar maquinaria que pueda provocar chispas en zonas cercanas al monte. Asimismo, solicita la colaboración ciudadana para alertar de cualquier indicio de que se pueda estar originando un incendio.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.