Según ha informado la Benemérita en un comunicado, la denuncia se produjo después de que varias personas, "utilizando los procedimientos habituales de este tipo de estafas", supuestamente irrumpieron en el interior de una vivienda de un matrimonio de avanzada edad para revisar el contador de la luz.

Los falsos técnicos no solo cobraron 135 euros, según la Guardia Civil, sino que también utilizaron maniobras para distraer a los dueños de la casa, revolver todas las dependencias y sustraerles 3.200 euros en efectivo y una tarjeta de crédito con la que llegaron a gastar otros 1.200 euros.

Las investigaciones realizadas por los efectivos de la Guardia Civil de Lalín llevaron a la localización y posterior detención de uno de los presuntos estafadores en Santiago.

Así, el cuerpo le atribuye a esta persona la autoría de otros nueve casos de estafa y hurto cometidos por este procedimiento durante los últimos tres años. En total, según la Benemérita, llegaron a sustraer casi 6.500 euros.

El detenido, que tiene un amplio historial delictivo por estos delitos, ha sido puesto a disposición del Juzgado de Instrucción Número Uno de Lalín, que ha decretado su libertad provisional con cargos. La Guardia Civil continúa investigando para identificar y localizar al resto de estafadores.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.