Bus urbano en Salamanca
Bus urbano en Salamanca EUROPA PRESS

Según fuentes municipales, el primer incidente ocurrió el pasado 12 de julio, a las 3.30 horas, cuando el identificado, que había subido al autobús del servicio nocturno en la parada de Buenos Aires, le preguntó al conductor si sabía quién era, "en tono amenazante", y a continuación le conminó a llevarle al barrio de los Pizarrales, a la vez que le exigía un "préstamo" de 20 euros.

Entonces, el conductor le dijo que no podía salirse de la ruta marcada, pues "la policía llegaría de inmediato", el autor de los hechos le dijo que le llevara entonces a la Gran Vía y consiguió además que su interlocutor, con el propósito de "evitar males mayores", le dejara 12 euros que no han sido devueltos.

Posteriormente, el día 23 de julio, a las 3.20 horas, también en la línea N-2 Sur, el mismo individuo, que había subido al autobús en la parada de la calle Sequeros, obligó a otro conductor, cuando el vehículo había llegado al barrio de Tejares, a que se saliera de su recorrido habitual y regresara a la parada citada para "llevarle de nuevo a su casa". En este caso, el "conocido delincuente" consiguió su propósito con la amenaza de que si el trabajador no cumplía su petición "tiraba de navaja".

Consulta aquí más noticias de Salamanca.