Según ha confirmado la Policía Nacional, el cuerpo del joven fue recuperado próximo a la zona en la que había sido arrastrado por la corriente.

El joven, vecino de Portugal y de origen angoleño, se había introducido en el agua para bañarse en torno a las 17,30 horas del miércoles, en las proximidades del Puente Romano, y fue arrastrado por el río. Estaba realizando el Camino de Santiago en compañía de unos amigos, según precisaron fuentes de Protección Civil.

El dispositivo de rastreo se prolongó durante la tarde del miércoles hasta la noche y se retomó a las ocho de la mañana, con la participación de efectivos de Protección Civil de Ourense y de Barbadás, del GES de Pereiro de Aguiar, los Bomberos de la ciudad, y agentes de la Policía Nacional y Local.

Durante toda la noche se había procedido a reducir el caudal del agua del río en la zona en la que desapareció el joven, hasta limitarlo a un nivel ecológico que, aunque era apto para el tránsito de embarcaciones, pudiese permitir un mejor rastreo del fondo del río.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.