Según han explicado en un comunicado, el curso pasado se repartieron 106.445 kilos de fruta a 266 escuelas de las Islas. Del presupuesto total, 300.168 euros se destinarán para la promoción de consumo de fruta y verdura, mientras que otros 59.107 se invertirán en la promoción de consumo de leche.

De esta manera, la partida fomentará "el consumo de estos productos entre la población infantil" y permitirá "inculcar hábitos alimentarios saludables para luchar contra la obesidad infantil".

Durante el pasado curso escolar, casi 100.000 alumnos de la comunidad balear pudieron comer almendras, zumo de naranja, clementinas, plátanos, sandías, melones, leche, yogures, albaricoques, fresas, peras, manzanas, ciruelas y uva, que se encargó de proporcionar la Conselleria.