Conde ha explicado que este borrador se utilizará como texto para su tramitación inicial en los próximos meses tras más de dos años y medio de trabajo interno y participativo, que ha dado como resultado 50 reuniones y 40 aportaciones de particulares, colectivos y funcionarios, que favorecieron la constitución de un grupo de trabajo integrado por 20 colectivos para mejorar el documento.

El texto se elevará a la Junta de Gobierno local la próxima semana, con el objetivo de presentarlo en la sesión plenaria de carácter ordinario del mes de septiembre y así avanzar hacia su aprobación definitiva.

Respecto a las novedades de la ordenanza, y además de la posibilidad de instaurar ciclocalles y ciclocarriles, Gema Conde ha explicado que se ha determinado que el registro de bicicletas no será obligatorio, salvo para usos mercantiles, y que este tipo de vehículos circule por la calzada y vías habilitadas a tal efecto, sin invadir nunca los pasos de peatones.

En este sentido, ha señalado que la nueva ordenanza incluirá excepciones como la posibilidad de que los menores de once años puedan circular en bicicleta por zonas peatonales y aceras siempre que vayan acompañados de un adulto a pie.

ZONAS PEATONALES

El texto de la nueva ordenanza concreta, por otro lado, la utilización de las bicicletas en las zonas peatonales compartidas y prevé la adaptación de zonas con una velocidad máxima de diez kilómetros por hora, en las que el peatón tendrá prioridad.

Asimismo, especifica que las bicicletas deberán circular a más de 1,8 metros de distancia de las fachadas y la obligatoriedad de descender de las mismas cuando no se pueda circular de forma continuada y preferente por el centro de la vía durante al menos cinco metros.

La nueva ordenanza también determinará las zonas peatonales compartidas y los lugares y horarios para el uso de las mismas, pudiendo regularse los lugares y los horarios en las mismas a través de un decreto de Alcaldía o de la concejalía delegada.

Consulta aquí más noticias de Burgos.