Las redes sociales están siendo la plataforma de difusión de una campaña de recogida de firmas para protestar contra un restaurante de Estambul que tiene encerrada a una leona en una vitrina para divertimento de sus comensales.

Los impulsores de la campaña le piden a los dueños del local que liberen al animal, que pasa el día dando vueltas de un lugar a otro dentro de un habitáculo de menos de un metro de ancho.

En el restaurante también se pueden ver otros animales como cocodrilos, pájaros, serpientes, conejos y un caballo. Los propietarios aseguran que se trata de un "centro de rehabilitación animal" y que la leona fue abandonada por sus padres y criada "en el regazo" de uno de los dueños.

En efecto, y según los medios de comunicación turcos, el local tiene licencia de zoológico turístico y centro de rehabilitación animal. De momento la campaña ha recabado casi 3.000 firmas.