El turismo en Euskadi sobrevive a costa de los visitantes extranjeros. La crisis económica y la ruptura de la tregua provocó el año pasado una bajada, aunque tímida (del 0,9%) en los turistas que provienen de otras comunidades del Estado.

A pesar de ello, hay comunidades autónomas que empiezan a elegir Euskadi como destino. Es el caso de las islas, Baleares y Canarias, además de Castilla León. Así lo expuso la consejera vasca de Industria, Comercio y Turismo, Ana Agirre.

Por el contrario, el turismo del resto de regiones descendió. Álava fue el territorio que más notó el descenso de turistas provenientes del resto del Estado, mientras que Vizcaya y Guipúzcoa notaron el retroceso en la segunda mitad del año.

En general, sin embargo, Euskadi registró el año pasado un aumento del 4% en el turismo, tanto en las entradas como en las pernoctaciones. De hecho, se superaron los dos millones de visitantes (2.093.346 turistas) y casi se llegó a los cuatro millones de pernoctaciones, lo que representa casi dos noches de hotel por cada turista.

Y las expectativas para 2008, además, apuntan a un incremento «del 3 ó 3,5%», según la consejera.