Un profesor interino de educación infantil ha quedado en libertad con cargos después de que la madre de una alumna de tres años le denunciara como supuesto autor de abusos sexuales sobre la pequeña. El juez investiga los hechos. Según la Federación Democrática de Padres de Alumnos, el caso ha pasado de un juzgado marbellí al de menores.

El docente desempeñaba una sustitución temporal en el Colegio Nuevo de la localidad marbellí de San Pedro Alcántara, en la provincia de Málaga. La denuncia se presentó la semana pasada, tras lo que la Policía Nacional detuvo al profesor, informó hoy Efe.

La Delegación Provincial de Educación en Málaga asegura que el profesor estuvo poco tiempo dando clases y que ya ha concluido su sustitución, pero que no fue despedido, como se creía inicialmente. La Delegación indica que como el caso está en los juzgados y el acusado ya no ejerce, las instancias educativas no pueden intervenir.

El profesor ya no trabaja en el colegio porque la baja laboral que cubría ha acabado

Tras comparecer ante el juez, el acusado fue puesto en libertad sin fianza y con cargos, aunque estos no han trascendido, según las fuentes.Los servicios de Orientación del centro educativo "mantienen un contacto fluido con la familia de la menor", informaron.

PRODENI exige mayor control sobre el profesorado interino

La Asociación Pro Derechos del Niño y la Niña (PRODENI) ha exigido a las administraciones que ejerzan mayor control sobre los trabajadores de los colegios. El representante de la Asociación en Málaga, José Luis Calvo, ha concretado que la solicitud del colectivo se refiere al personal eventual, como monitores o interinos, más que a profesores fijos que han accedido a la plaza mediante oposición.

En este sentido, Calvo ha achacado la falta de control a que los empleados de los centros tienen "mayor movilidad" de la que había antes, porque hay más actividades docentes que cubrir, informó Efe.

Además, ha recalcado que, dentro de un mismo centro escolar, hay empleados "de distinto ámbito competencial" que el que ejerce la Junta de Andalucía sobre los funcionarios u opositores, "pero que también están en contacto con los niños de los centros escolares".

El control y cuidado "que ya hemos requerido en varias ocasiones" ante distintas administraciones, se exige también para situaciones como la del colegio de Marbella no "desacrediten el sistema educativo, ni alarmen a la sociedad", ha enfatizado Calvo.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MÁLAGA.