Con sacos, esterillas y al raso frente al Ayuntamiento de Bilbao. Es una metáfora. Las administraciones vascas no garantizan el derecho a una vivienda digna, y los jóvenes se ven obligados a vivir dilatadamente en casa de sus padres, o residir en cuchitriles.

La acción de protesta la han protagonizado esta mañana un grupo de jóvenes pertenecientes a una plataforma que agrupa a numerosas asociaciones en defensa de una vivienda digna para todos. Estos jóvenes han echado una esterilla en el suelo y han dormido un rato frente al Consistorio bilbaíno.

Allí han recordado su reivindicación y han criticado a gobiernos, diputaciones y ayuntamientos como "culpables" del problema de la vivienda. Han demandado, a través de un escrito, "un cambio radical de las políticas de vivienda, dejando ésta fuera de la lógica del mercado". Y van más allá: "La connivencia entre empresas, banca y sector político son los generadores del problema".

Proponen como solución un parque de pisos en alquiler, cuya renta se adapte al sueldo de cada inquilino. Y por supuesto, exigen ocupar los 17.000 pisos vacíos de Euskadi.

Hoy jueves a las 19.00 horas habrá otro acto de protesta en la Plaza Circular de Bilbao para exigir una vivienda digna. 

La plataforma es parte de la semana de protestas con motivo del Foro Social Mundial que se celebra estos días en ciudades de todo el mundo, Bilbao incluida. La plataforma juvenil seguirá con sus dinámicas de "denuncia, presión" y continuará apoyando las "experiencias autogestionadas" como los gaztetxes o las casas ocupadas.

Forman parte de este grupo Bilboko Okupazio Mugimendua (BOM), Eraldatu, Consejo de la Juventud de Euskadi, Gazte Komunistak, Gazte Komunisten Batasuna, Ikasle Abertzaleak, Iratzarri, Plataforma por la Vivienda Digna de Euskadi y Segi.