En el escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, se relata que, fruto de las investigaciones realizadas por la Guardia Civil en una operación, se localizó en Villarrobledo, el 29 de agosto de 2015, una parcela en la que cuatro de los cinco acusados cultivaban, recolectaban y secaban cannabis, para su posterior venta.

En el terreno había 70.000 plantas de marihuana, con un valor 4.756.080 euros, así como 5.000 plantas en proceso de secado, con un valor de 217.180 euros, y 48 sacos de plantas de cannabis ya seco, con un valor de 161.665 euros.

El total de las sustancias estupefacientes incautadas hubiera alcanzado en el mercado ilícito un valor aproximado de 5.191.238,65 euros.

La explotación era propiedad del quinto acusado, que en el momento del hallazgo se encontraba en prisión, pero que había aprovechado un permiso penitenciario para adquirir el terreno y organizar con los otros acusados cómo se iba a hacer la plantación.

Tras encontrar la plantación, los agentes realizaron, con los pertinentes permisos, registros en el domicilio en el que vivía uno de los acusados y en las tiendas de campaña en las que se alojaban los otros tres y les localizaron distintas cantidades de marihuana y hachís y material para cultivarlo.

El mismo día de la localización de la finca, cuando la guardia civil fue a detener a los acusados, uno de ellos salió huyendo, tratando de escapar y, tras una persecución, le dieron alcance y le encontraron un arma para la que no tenía la necesaria licencia.

Consulta aquí más noticias de Albacete.