El delegado del Gobierno en Asturias, Antonio Trevín, ha comunicado hoy que la Guardia Civil de Tráfico tramitó el año pasadoe 4.787 denuncias de vehículos que circulaban por las carreteras asturianas sin el seguro obligatorio.

El nuevo dispositivo para controlar a los coches sin seguro está operativo desde el miércoles. Es el primer coche patrulla de la región equipado con un sistema automático de lectura de matrículas  mediante una cámara digital y un ordenador de abordo que detectan en movimiento aquellos vehículos que no tienen contratado el seguro obligatorio.

En el maletero del automóvil se encuentra la CPU del ordenador que contiene una base de datos con todos los vehículos asegurados de España, de modo que si al fotografiar una matrícula ésta no aparece en el listado se procederá a la tramitación de la denuncia, dirigida siempre al titular del vehículo y no al conductor.

Si las condiciones lo permiten se procederá a la inmovilización del automóvil y la multa será de 1.500 euros como mínimo.

En el ordenador se pueden introducir otras bases de datos para detectar si un vehículo es robado o si un conductor no tiene carné de conducir, por lo que no se descartan nuevos usos de la unidad para el futuro.

Según el representante del Consorcio de Seguros de Asturias Miguel Cózar, unos 400.000 vehículos podrían estar circulando por España sin el seguro obligatorio.