Alejandro Sanz y Raquel Pereda
Alejandro Sanz y Raquel Pereda KORPA

¿Será una boda por la iglesia por el rito tahitiano? ¿O acaso por el balinés como hizo con Jaydy Mitchell? Alejandro Sanz es feliz y se le nota. Tras la depresión que le obligó a suspender su gira en el año 2007, el cantante pasa por un momento inmejorable en su vida privada. Su relación con Raquel Pereda, su última novia, marcha viento en popa.

El año 2007 no ha sido fácil para el artista. El cantante sufrió una depresión que le obligó a suspender su gira. Raquel parece “la primera persona” de su célebre canción. La mujer que le ha dado fuerza para sentirse entero. Estas navidades ha disfrutado de la finca que compró en Extremadura, y allí Raquel ha ejercido de ama de casa. La joven, ex asistente personal suya, no se separa ni un minuto de él.

Estas navidades ha disfrutado de la finca que compró en Extremadura, y allí Raquel ha ejercido de ama de casa.
El juicio contra sus ex empleados, cuya vista tendrá lugar el próximo mes de febrero, es lo único que preocupa en estos momentos al cantante.


Chantajeado, Alejandro se vio obligado a revelar en diciembre del 2006 la existencia de su hijo Alexander, hasta entonces mantenida en secreto.

Presuntamente le amenazaron con contar la historia a la prensa, si no accedía a pagar una elevada suma de dinero.

El cantante que mejor ha reflejado las relaciones amorosas no ha tenido, hasta ahora, demasiada suerte en el amor. Tuvo varias novias de juventud, entre ellas Alba Molina, la hija de Lole y Manuel, con quien protagonizó una áspera ruptura.

Con Jaydy Mitchell, la madre de su hija Manuela, con quien "se casó" en Bali en el año 1999 y de quien se separó en 2004 formaba una pareja atípica: pasaban mucho tiempo separados.

Como se supo, mediante una oportuna exclusiva que la modelo concedió a ¡Hola!, Jaydy conocía la existencia del pequeño, Alexander, nacido de la fugaz relación de Alejandro y la estilista y peluquera Valeria Rivera. El niño nació cuando aún Jaydy y él estaban juntos.

Alejandro, que siente pavor ante la prensa del corazón, sufrió al ver como las dos mujeres más importantes de su vida, por ser ambas las madres de sus dos hijos, aireaban en el ¡Hola! su vida privada a cambio de varias decenas de miles de euros. Ahora ya no huye cuando se encuentra con un periodista del corazón. Ya no tiene nada que esconder. Lo mejor de sí mismo está en sus canciones.