Las autoridades militares de Israel han prohibido la entrada de camiones con mercancías para la población palestina por el paso fronterizo de Kerem Shalom, desde donde son transferidas a ese territorio, informó este jueves la radio pública.

La medida fue adoptada como consecuencia de la apertura de la frontera entre Gaza y Egipto después que milicianos palestinos derribaron la barrera de metal que marcaba el límite entre el paso de Rafah, y el territorio de ese país.

La barrera llamada "ruta Filadelfia" tenía como objetivo impedir el contrabando de armas y personas

Este martes, bajo gran presión internacional, el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, había autorizado la entrada de combustibles, alimentos básicos y medicinas para evitar una crisis humanitaria después de cerrar los pasos fronterizos con Gaza.

La barrera, levantada con planchas de metal por el Ejército israelí a lo largo de unos 12 kilómetros, los de la llamada ruta Filadelfia, de donde se replegó en 2005, tenía por objeto impedir el contrabando de armas, explosivos y de personas.

Desde esta mañana, volvían a salir por segundo día consecutivo muchos palestinos desde de distintos puntos de la franja de Gaza, algunos revendedores de los productos adquiridos ayer, para hacer nuevas compras aunque, según fuentes egipcias, las tiendas quedaron prácticamente vaciadas ayer, y el precio de las mercancías hoy subió notablemente debido a la gran demanda. De esta forma, los palestinos vuelven a sus casas tras provisionarse en Egipto.