Veinticuatro pacientes murieron en Holanda entre 2004 y 2007 durante una investigación para estudiar el efecto de bacterias probióticas y paliar infecciones agudas de páncreas, según anunció el miércoles el Centro Médico Universitario de Utrecht (UMC).

Los participantes en la investigación habían estado mucho tiempo enfermos
Las bacterias probióticas son bacterias benignas que supuestamente frenan el crecimiento de las bacterias nocivas en el intestino, lo que tendría un efecto positivo en la inflamación del páncreas, explicó el hospital.

Los científicos esperaban que esos agentes tuviesen un efecto positivo sobre la enfermedad, como había ocurrido en investigaciones basadas en muestras poco numerosas de pacientes.

Un investigador del UMC, Marc Bessenlink, explicó en rueda de prensa que la probiótica se había probado, con resultados positivos, en estudios de "entre 40 y 60 pacientes que probablemente no habían estado tanto tiempo enfermos como los participantes en esta investigación".

Efectos negativos

Besselink, que es uno de los médicos que ha realizado el estudio, añadió que la probiótica solamente ha tenido efectos negativos "en aquellos pacientes que ya directamente después de la enfermedad fueron empeorando".

Los médicos especificaron que los pacientes no fallecieron por infecciones causadas por las bacterias probióticas suministradas, por lo que se estudia la causa exacta de las muertes.