Los vecinos de Torrent deberán rascarse bien el bolsillo este año para hacer frente al pago del impuesto de bienes inmuebles (IBI). La revisión catastral que realiza el Ministerio de Economía cada diez años en todos los municipios ha propiciado que este año se dispare el recibo una media de un 16%.

La subida podría haber llegado al 20,2% si el Ayuntamiento hubiera aplicado también, como cada año, la subida del IPC, situada en el 4,2%. Sin embargo, según han anunciado fuentes municipales, este año no aplicarán el IPC para no gravar tanto la factura.