Es difícil evitar la avenida de Alfonso Molina, pero cada vez menos. Aunque resulta inevitable utilizar esta vía para acceder a la AP-9, lo cierto es que a partir de marzo miles de conductores podrán esquivar Lavedra para moverse entre el centro y los barrios y polígonos periféricos. La avenida de la Universidad, ahora en construcción, será la gran atirantaba a Alfonso Molina.

Esta vía arrancará en la rotonda de O Birloque (junto al polideportivo de Elviña) y finalizará en el campus de Elviña. Con cuatro carriles (uno reservado para el transporte público, según anunció ayer el alcalde, Javier Losada), esta avenida permitirá no sólo un nuevo acceso a las facultades, sino también al polígono de Pocomaco, incluso al tramo final de Lavedra (evitando los primeros kilómetros).

Este nuevo vial es, junto con el recinto ferial ExpoCoruña, la primera pieza de un nuevo barrio cuyo perfil comienza a intuirse en las dos torres de 17 plantas que ya están edificadas a ambos lados de la avenida. En total, habrá 17 inmuebles como éstos y otros dos rascacielos de 32 pisos. Y todas las construcciones tendrán que tener una imagen homogénea, ya que existe «una ordenanza estética» para esta zona.

El nuevo barrio, ubicado al lado de Someso y el Coliseo, tendrá 1.895 viviendas (482 de protección oficial) y más de 6.000 plazas de aparcamiento. Dispondrá, asimismo, de un gran centro comercial junto al que se instalarán el resto de los negocios que se quieran implantar en la zona. Y es que el diseño del barrio pretende alejar tiendas y locales de hostelería de los edificios residenciales y concentrarlos en una sola área.